El estradense que vuela más alto

Rocío García Martínez
rocío garcía A ESTRADA / LA VOZ

A ESTRADA

Mario Otero Andión, es director de los ocho aeropuertos del archipiélago canario

30 may 2018 . Actualizado a las 18:26 h.

Hay niños que sueñan con aviones antes incluso de aprender a hablar. Pero no es el caso de Mario. A Mario, que ahora dirige los ocho aeropuertos del archipiélago canario, de pequeño lo que más le tiraba era el fútbol. Alguna vez lo llevaron al aeropuerto a ver despegar y aterrizar aeronaves. Como a cualquier niño, le gustó la experiencia. Pero no más que darle unas patadas al balón en los prados de Codeseda.

Aunque la vida le ha llevado de ruta de ciudad en ciudad, Mario siempre presume de ser de aldea. «Estradense de Codeseda», matiza cuando hablamos de sus orígenes. En Codeseda fue donde nació, aunque luego, hasta los tres años, vivió en distintos pueblos de las montañas leonesas en las que su madre, Virtudes Andión, estuvo de maestra. Luego, de los 3 a los 11 años, correteó por Requián, donde Virtudes estaba al frente de la escuela unitaria local. Con once años concluyó su etapa estradense y se acercó a la costa. Se fue a Marín. A estudiar interno en el colegio de los Padres Paúles. Allí, cursando segundo de BUP, fue donde descubrió de casualidad su vocación aeronáutica. «Entonces no había Internet para informarse ni charlas sobre las carreras y las salidas profesionales. Nosotros estábamos empezando a pensar en el futuro laboral y un compañero trajo de casa un libro sobre las carreras que había en España. Allí venía Ingeniería aeronáutica. Yo puse el dedo encima y desde entonces... Me gustó. Me sonaba bien», explica.

Aquella titulación que le sonaba tan bien solo tenía un problema. Obligaba a irse a Madrid.

La morriña y el bacatazo inicial