La zona perdió más de siete mil habitantes en la última década

El número de extranjeros en las dos comarcas se cuadriplicó desde el año 2000


Lalín / la voz

El crack de las hipotecas subprime en el verano de 2007 fue el inicio de una crisis que en España se desató ya con fuerza unos meses después. En los años anteriores, el crecimiento económico trajo consigo a la zona la llegada de numerosos extranjeros de diferentes países, entre ellos los de América Latina. La crisis y el crecimiento del paro provocó después que muchos se marcharan pero la senda de la recuperación trajo a otros de vuelta.

Y aunque el saldo de población extranjera creció en la zona no es suficiente para paliar la sangría demográfica. En la última década, de 2007 a 2017, según datos del Instituto Galego de Estadística, la zona perdió más de 7.000 habitantes, si contamos solo los que aporta Cerdedo. A la espera de los datos definitivos del padrón a 1 de enero de este año, los de 2017 arrojan una población de 64.533 vecinos en Deza (sin contar Cerdedo-Cotobade que ahora son un único concello). Precisamente la fusión hace que la comparación tenga que ser aproximada, porque el IGE en 2017 ya no recoge los datos de cada concello por separado.

Lo que sí sabemos es que la suma de ambos en 2017 alcanzaba 6.107 vecinos, 36 más que su cuenta por separado del año anterior. En 2016 Cerdedo contaba con 1.781 vecinos y Cotobade con 4.290. El padrón suma en 2017, 40.310 en la comarca de Deza y 24.223 en A Estrada y Forcarei. Lalín, con 20.075 habitantes en 2017, aglutina cerca de la mitad de la población de la comarca dezana. Lalín sumaba 20.075 y Silleda 8.669.

En 2007 antes del inicio de la crisis, las dos comarcas sumaban 73.608 habitantes. Deza aportaba 44.870 y Tabeirós-Terra de Montes 28.738. Lalín contaba con 20.877 empadronados, A Estrada con 21.908 y Silleda con 9.053. Eran tiempos de pujanza industrial al que seguirían cierres de empresas, más numerosos en Deza. La falta de trabajo provocó un éxodo importante de población en la zona, a la que se suma la sangría constante del envejecimiento y una cada vez escasa tasa de natalidad.

En cuanto al número de extranjeros desde el año 2000 se cuadriplicó la cifra de los residentes en las dos comarcas. Estos sumaban 4954 en el año 2000 (335 en Deza y 159 en Tabeirós). La mayoría los aportaba Lalín con 158 y, A Estrada con 132 y Silleda con 118. En 2007 eran 1.709 y las diferencias se hacían evidentes. 1.313 los sumaba Deza (736 en Lalín y 382 en Silleda) y 396 Tabeirós-Terra de Montes. De estos, 304 los aportaba A Estrada.

Tras los vaivenes de la última década, el cómputo total de extranjeros volvía a subir en la zona. En 2017, según recoge el IGE, residían en la zona 2.032 extranjeros, 2.143 si sumamos los 111 que aporta Cerdedo-Cotobade.

Lalín se lleva la palma con la mitad del total. Se contabilizaban en 2017 un total de 1.088, mientras que en A Estrada la cifra no cambió mucho en los últimos diez años. En 2017 sumaban 365.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La zona perdió más de siete mil habitantes en la última década