El futbolista que puso a rodar un ejército de coches

Rocío García Martínez
rocío garcía A ESTRADA / LA VOZ

A ESTRADA

rober amado

Recogió el testigo de su padre, empleó a más de cien personas y llegó a vender en un año 3.000 vehículos nuevos

24 mar 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

José Ángel Gestoso Saborido creció entre motores. Su padre, Enrique Gestoso, fue uno de los pioneros de la automoción estradense. Tenía un taller en la calle Fernando Conde, detrás de la casa de comidas con la que su madre, Carmen Troitiño, se ganó la vida en el pueblo tras dejar su parroquia natal de Vinseiro.

Entonces apenas había coches en A Estrada, pero la reparación de camiones daba para ir subsistiendo. Además, Enrique también fabricaba carrocetas, una especie de camiones 4x4 que eran la única forma de entrar en montes y pistas maltrechas allá por los sesenta y setenta. «Mi padre fue el primero en fabricar carrocetas en Galicia», se enorgullece José Ángel. Enrique tuvo intuición para eso y para poner la primera piedra del grupo Gestoso, que con el tiempo se hizo con las ventas de los coches Renault de toda la provincia de Lugo y buena parte de la de Pontevedra.

Cualquier niño sería feliz husmeando en coches y motores. En cambio, a José Ángel -o Secho, que es como se le conoce familiarmente- le tiraban más los balones. Su padre intentaba orientarlo al negocio, pero no había manera. Hasta le regaló de pequeño una funda de mecánico y una caja de herramientas. Pero Secho se emocionaba más con una pelota que con un concesionario entero. «Yo pasaba entre los coches, pero lo mío era el balón», reconoce.