Un alivio formulado con caricias

Un taller enseñará a los padres ourensanos a usar la reflexología china para paliar el dolor de encías, el catarro o el cólico de lactante


redacción / la voz

La planta de los pies alberga más de 7.000 terminaciones nerviosas. Cada una está conectada con una parte del cuerpo. Es algo que los chinos descubrieron hace mucho tiempo. A raíz de este hallazgo articularon una técnica, la reflexología, que incorporaron a su medicina porque solo un masaje resultaba capaz de frenar o paliar multitud de enfermedades. No fueron el único pueblo de la antigüedad en hacerlo. La terapeuta de A Estrada Mari Carmen Matalobos lleva 22 años mostrando a los padres cómo esa técnica milenaria, aplicada a los bebés, puede ser un alivio para enfermedades tan recurrentes como el cólico del lactante o para evitar que los mocos que llegan con un mero catarro vayan a más o incluso para rebajar el dolor. La idea es que los padres puedan ayudar a frenar algunos problemas con caricias. Este sábado habrá un nuevo taller en el centro Physio Vertex, en Ourense. Todo el que quiera aún está a tiempo de anotarse. La idea es que aprendan lo fundamental.

Vanesa Rodríguez, osteópata pediátrica, es la encargada del centro. Probablemente irá porque también es madre. La técnica le atrae. No conoce aún todos los puntos, pero la terapeuta cree que la idea es que los padres conozcan algunos en concreto para tratar los problemas más recurrentes de los bebés. «Pueden ir a un centro una o dos veces a la semana, aunque de esta manera pueden aprender y hacerlo en casa todos los días», dice. Pero no solo vale para mocos, además los relaja y ayuda a que duerman mejor.

La pediatra Eva García conoce la técnica desde hace tiempo. Dice que es beneficiosa y perfectamente compatible con medicamentos u otros tratamientos que puedan aplicarse para tratar cada enfermedad: «Lo mejor es que ayuda a resolver esos pequeños problemas que pueden afectar al niño evitando, por ejemplo, que unos mocos no lleguen a convertirse en algo más grave o que un problema concreto se resuelva más rápido».

Pero no solo eso. Explica que la técnica es muy amplia. De ahí que también ayuda a relajar y fomenta el sueño. «Puede aliviar el dolor de muelas, con lo que habrá que usar menos paracetamol. Además resulta recomendable para ayudar a drenar los mocos acompañando otras terapias como los lavados nasales o el uso de agua de mar», añade.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
19 votos
Comentarios

Un alivio formulado con caricias