Este año las carreteras se cobraron cinco víctimas mortales en la zona

Un conductor se llevó ayer por delante una farola y ocho bolardos en Cerdedo

Un conductor se subió con el coche a la acera y acabó colisionando con un farola en Cerdedo
Un conductor se subió con el coche a la acera y acabó colisionando con un farola en Cerdedo

Lalín / la voz

Las carreteras de la zona se cobraron, de momento, en lo que va de año cinco víctimas mortales. Son los datos de Tráfico que contabilizan los accidentes ocurridos en las vías interurbanas de las comarcas de Deza y Tabeirós-Terra de Montes.

En torno a las cuatro y media de la tarde de ayer, un conductor se salió de la vía en el casco urbano de Cerdedo, a la altura del número 95 de la rúa de Ourense. El turismo, un Peugeot 205 matrícula OR-9582-I, se subió a la acera y, según informan los servicios de seguridad de la zona, se llevó por delante ocho bolardos y una farola, que fue retirada ayer por miembros de Protección Civil de Cerdedo.

Al parecer el conductor dio positivo en el control efectuado por los agentes de Tráfico que se desplazaron al lugar del accidente. El coche recorrió unos cuarenta metros por la acera. Fue atendido en un primer momento por los vecinos de la localidad que salieron al oír la colisión. En un primer momento el 112 movilizó a los bomberos del parque intercomarcal ubicado en Silleda y a Protección Civil de A Estrada ya que el hombre parecía estar atrapado en el interior pero no fue necesaria finalmente su presencia. El golpe impedía abrir la puerta del conductor, pero pudo salir por la otra puerta con la ayuda de Protección Civil. Sufrió un rasguño en una mejilla y se quejaba de dolor en una muñeca. Fue trasladado al ambulatorio de Cerdedo.

En cuanto a los accidentes mortales, el más grave fue el ocurrido en Vila de Cruces el día de celebración del Rali do Cocido. Fue el 21 de marzo. Un brutal choque entre dos turismos en una zona de curvas en Castro Cumeiro, en la carretera de Vila de Cruces a Portodemouros se cobró la vida de dos jóvenes. El conductor del coche en el que viajaban fue imputado por la Guardia Civil de Tráfico por dos presuntos delitos de homicidio imprudente por la muerte de cada uno de ellos, un presunto delito contra la seguridad vial por conducción temeraria. Los investigadores mantenían la tesis de que la causa del siniestro podría haber sido un supuesto pique entre dos conductores.

Ese mismo mes, el 28, fallecía en A Estrada, el conductor de un BMW que se estrelló. El hombre fue encontrado muerto al día siguiente del siniestro ocurrido en A Estrada, en Balboa. Agolada perdió este año ya a dos vecinos en accidentes de tráfico y los dos jóvenes. El 2 de junio, Gonzalo Vázquez Gil, de 20 años, perdió la vida en un accidente ocurrido pasadas las 23.00 horas en el casco urbano de Melide, en la salida de la carretera de Agolada. La moto colisionó violenta y frontalmente contra un turismo. Con él viajaba de copiloto R.S.T., de 21 años, que resultó herido.

Choque contra un remolque

El 28 de septiembre, falleció en la carretera que une Silleda y Laro, en el lugar de Os Chaos, en la parroquia de Oleiros, un joven veterinario de Agolada, José Luis Jacobo Lois, de 24 años. Se encontraba trabajando y se empotró por detrás contra el remolque de un tractor.

El 1 de agosto, un motorista de Vila de Cruces, Antonio C.S., perdió la vida en un accidente ocurrido en la parroquia de Viascón, en el municipio pontevedrés de Cotobade. Tampoco fue en la zona, pero otro vecino, en este caso un camionero de 61 años, de Silleda, perdió también la vida este año en un accidente de tráfico. Ocurrió el 14 de noviembre en la salida de la A&, en Columbrianos, en Ponferrada. Otro camionero, en este caso de A Estrada, falleció en julio, tras salirse de la carretera en Castrelo de Val.

El 6 de diciembre, J.M.C.D., de 46 años y vecino de Vilagarcía de Arousa, perdió la vida en la Nacional 640, a su paso por Agolada, tras salirse de la carretera impactando contra un muro y después salió despedido de nuevo hacia el centro de la calzada.

El regalo de la vida

Los accidentes de tráfico siguen cobrándose vidas. No son solo los muertos apuntados cada año y que van engrosando una trágica lista. Son también las personas que resultan heridas graves, las historias que se esconden detrás de cada muerte, de los heridos, de esos que sobreviven, pero para los que la vida ya nunca será igual. Detrás de esas cifras hay familias rotas, niños que se quedan si padres, padres que se quedan sin hijos,...

Los excesos de velocidad son una de las principales causas de siniestros

El exceso de velocidad es una de las causas que más se repiten en los siniestros mortales en las carreteras. Son una de las principales causas de accidente. Este año, el siniestro más grave ocurrido en la zona, se achacaba a esa posible circunstancia como principal causa.

Año tras año, y este no fue una excepción, se producen accidentes mortales entre conductores de motocicletas. Hace años se fueron llevando a cabo algunas medidas de mejora de la seguridad en varias de las carreteas de la zona dotando los arcenes de doble quitamientos para evitar que pudieran actuar como cuchillas en caso de accidentes en moto en los que son frecuentes que los conductores salgan despedidos.

Tráfico incrementó también en los últimos años las campañas para visibilizar a los peatones, sobre todo en las zonas rurales, para conseguir evitar atropellos mortales que en los últimos años fueron frecuentes en la zona en vías interurbanas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Este año las carreteras se cobraron cinco víctimas mortales en la zona