Un aval sobre la concesión nubla la reapertura del matadero estradense

Los extrabajadores advierten que si las instalaciones municipales permanecen cerradas tres meses más la maquinaria quedará inservible

El responsable de la CIG y dos extrabajadores de Cocarga hicieron ayer balance de la situación.
El responsable de la CIG y dos extrabajadores de Cocarga hicieron ayer balance de la situación.

a estrada / la voz

El futuro del matadero público de A Estrada está en la cuerda floja. Así lo ven la CIG y los extrabajadores de la empresa adjudicataria de la concesión, Cocarga, que el día 4 de este mes se quedaron en la calle a causa de la anunciada liquidación de la firma.

Según explicó ayer el responsable local del sindicato, Antón Álvarez Merallo, durante los últimos años la empresa Cocarga entró en una espiral de endeudamiento a la que el gobierno municipal reaccionó con la utilización de la propia concesión del servicio como aval bancario. Ahora que la empresa va camino de la liquidación por haber llegado a una situación inviable, la existencia de ese aval sobre la propia concesión complica la reapertura del matadero municipal, que permanece cerrado desde el pasado 2 de julio. La CIG teme que para que el Concello pueda rescatar la concesión y las instalaciones puedan volverse a sacar a concurso será preciso que se haga efectiva la liquidación y la disolución de la empresa Cocarga, un proceso que podría dilatarse incluso años. «Neste caso a deuda é tan grande e os bens tan poucos que contan cerrar cedo, pero nunca se sabe», explicó Antón Álvarez.

El delegado de personal de la empresa, Diego Rodríguez Tato, y José Mejuto -suplente en las elecciones sindicales- indicaron que según sus cálculos la deuda de Cocarga con el Concello por el impago del canon correspondiente a la concesión supera los 60.000 euros. Los extrabajadores se preguntan cómo con estas cifras de endeudamiento creciente y con constancia del impago a trabajadores el Concello autorizó el uso de la concesión como aval y cómo permitió que la situación llegase a los extremos actuales.

Los exempleados advierten que la maquinaria del matadero requiere un rodaje contínuo y que si «en dous ou tres meses» no se reabren las instalaciones, estas «quedarán inservibles».

A la CIG le consta que un par de empresas se han interesado por la gestión del matadero. Incluso los propios extrabajadores se plantearon la posibilidad de constituir una sociedad laboral para intentar hacerse con la gestión. No obstante, desde la administración concursal se les advirtió de las posibles dificultades por la situación de vacío legal que plantea el asunto del aval sobre la concesión.

La concesión de Cocarga tenía 50 años de validez de los que han transcurrido solo 23. Quedarían 27 para que la concesión de la gestión del servicio caduque.

A los siete exempleados se les deben varias mensualidades y la indeminización

Los problemas económicos de Cocarga emergieron en febrero del 2012, cuando la empresa tuvo que ir a un concurso de acreedores. Entonces se negociaron quitas con los proveedores y un ERE temporal con los trabajadores para «suavizar os gastos», según explicó ayer Antón Álvarez. No obstante, la CIG asegura que desde entonces la empresa estuvo contratando puntualmente a nuevos trabajadores pese a haber reducido la jornada de los que tenía en plantilla supuestamente para recortar gastos. En mayo de este año, concluido el plazo para solucionar el concurso de acreedores, la situación de la empresa era peor todavía. «A débeda era medio millón de euros maior que cando empezou o proceso», explicó el responsable comarcal de la CIG. La administradora concursal inició en mayo el proceso de liquidación de la empresa y subasta de bienes. Llegados a este punto, a principios de este verano se negoció un ERE de extinción con los siete trabajadores en plantilla, que acabaron sus contratos este mes. La empresa les debe una media de tres meses de salario -en algún caso son ocho- y la indemnización por despido, que tendrán que reclamar al Fogasa.

Además de los perjuicios a los trabajadores, el cierre del matadero municipal deja A Estrada sin un servicio y complica el trabajo a las carnicerías locales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Un aval sobre la concesión nubla la reapertura del matadero estradense