La carnicería Coto, pionera en cerrar por las tardes: «Agora temos vida»

Rocío García Martínez
rocío garcía A ESTRADA / LA VOZ

DEZA

Miguel souto

El local estradense se adelantó al ajuste de horarios extendido tras la pandemia

19 nov 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

La pandemia dio para reflexionar mucho. Tras ella algunas personas dieron un giro trascendental a sus vidas y otras hicieron ajustes para poder dedicarle tiempo a lo realmente importante. A la familia Coto no le hizo falta. En su caso, el ajuste de horarios ya había llegado antes que el covid, después de una larga temporada de meditación y cansancio.

«Non dabamos máis. Estabamos rebentados», reconoce Manuel Coto Piso, que lleva treinta años al frente del negocio que fundó su abuelo, Adolfo Coto, en el año 1938. Junto a él dan el callo cada día su mujer, Ana, y su hermana, Marina. «Temos tres empregadas a maiores, pero seguimos sendo un negocio esencialmente familiar. A decisión de empezar a pechar polas tardes tomámola no Nadal antes da pandemia. Non tiñamos vida familiar para nada e non podiamos nin quedar para cear un sábado. Saiamos ás dez da noite todos os días, porque despois de pechar ao público aínda tes que recoller e limpar todo...», explica. «Hai uns anos fixeramos unhas quendas para librar cada un un sábado pola tarde cada tres semanas, pero se libraba eu, traballaba a miña muller e ao revés. Nunca podiamos coincidir», comenta.

Doble jornada

Además, al trabajo en la carnicería había que sumar la carga doméstica. «Eu estaba moi canso e non daba abasto e arrastraba comigo a todos. A miña sogra está con demencia desde hai 16 anos e a miña muller tiña que estar todo o día de aquí para alá para coidala. Daquela, ademais, aínda non tiñan o servizo de Axuda no Fogar. O seu pai víase desbordado. Os homes antes non estaban preparados para iso. Eles marchaban traballar e do resto encargábanse as mulleres. Non é culpa de ninguén. A vida estaba montada así», reflexiona Manuel. «Aquelo era un senvivir para todos. Pensamos: ou cambiamos ou morremos estoupados. E decidímonos a pechar polas tardes», explica Manuel Coto.

«Poderiamos ter collido máis xente para traballar, pero tampouco é doado atopala. Ademais, nós somos un negocio familiar. O cliente de toda a vida quere verte. Ao final tes que estar e acabas enganchado en máis traballo», comenta Manuel Coto.

La decisión no fue fácil de tomar. «Sempre tes medo a que a xente non acepte ben o horario. Eu tiña claro que para os tres que somos da casa ía haber choio porque tampouco vas perder os clientes todos. Pero tiña medo a ter que prescindir dalgún empregado. Afortunadamente non fixo falta. A xente foise afacendo e no negocio practicamente non se notou. Seguimos todos traballando e seguimos tendo moito traballo, pero agora estamos todos máis descansados e máis contentos», dice el carnicero convencido.

Pese a todo, que nadie piense que tener una carnicería es una bicoca. Fuera del horario de apertura al público —que ahora es de lunes a sábado de 7 a 15.00 horas— sigue habiendo mucho que hacer. «Hai que desosar, preparar, embutir, salgar, envasar, facer os criollos, os embutidos, as hamburguesas, preparar as encargas... Ás veces entras unha hora antes da apertura ao público para preparar todas esas cousas e saír saes todos os días media hora despois fixo, sobre as tres da tarde. O traballo hai que facelo igual e polo regular estamos desbordados», cuenta el carnicero.

Abrir solo por la mañana tampoco significa llevar vida de funcionario. «Polas tardes eu vou recoller animais para levar ó matadoiro, pero a diferenza é que agora podo organizarme doutro xeito. Acabo á hora que eu queira e se me fai falla unha tarde, cólloa e non pasa nada», explica.

Desde el 1 de febrero del 2020 la carnicería Coto funciona con su nuevo horario. «Vovería a facelo e recoméndollo a calquera», explica Manuel Coto confesando que al principio le dio algo de vértigo. «Pero cando chegas a tal punto de cansazo e saturación é fácil dar o paso. Gañamos moita calidade de vida», asegura.

«Os traballos que pasei non os quero para os fillos. Era unha vida só para traballar»

La carnicería Coto (Ponteliñares, 15) fue fundada en 1938 por el abuelo de los actuales propietarios, Adolfo Coto. «Él abrira xusto enfronte de onde estamos hoxe, nun local ao lado da fábrica de queixos», explica Manuel Coto refiriéndose a la mítica quesería local El labrador estradense, hoy desaparecida. «Botou dous ou tres anos alí de aluguer e despois comprou unha finca enfronte na que sobre o ano 40 ou 41 fixo esta casa, que é na que segue o negocio a día de hoxe. Nós somos a terceira xeración», cuenta el carnicero orgulloso de sus orígenes.

Manuel Coto se enganchó al oficio siendo casi un niño. Nada más acabar el colegio empezó a echar una mano en la carnicería que regentaban sus padres, Manuel Coto y Marina Piso, y a matar terneros para otras carnicerías en el antiguo matadero que luego se convirtió en museo. En 1992, cuando abrió en Penerada el nuevo matadero de A Estrada, Manuel empezó a trabajar allí. Sin embargo, el fallecimiento de su padre en septiembre de 1993 lo empujó a centrarse en exclusiva en el negocio familiar, trabajando codo a codo con su madre. «Foron tempos de moito traballo, levantándonos moitas veces ás cinco ou seis da mañá para cortar», comenta.

El estradense está convencido de que la historia de la carnicería Coto se acabará con su generación. Ni sus hijos ni sus sobrinos apuntan en esa dirección y él está más que conforme con que elijan otros caminos. «Os traballos que pasei eu non llos pido para eles. Era unha vida só para traballar», dice feliz de haber descubierto una fórmula para disfrutar un poco de la vida al tiempo que trabaja.