Investigan cómo la población local percibe el riesgo de los incendios

María Teresa Rodríguez Vázquez
maite rodríguez OURENSE / LA VOZ

DEZA

E. Cuiña

Docentes de las universidades de York y Santiago estudian la vulnerabilidad en el rural

13 oct 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Los incendios forestales son un problema recurrente en Galicia, en especial en las provincias de Pontevedra y Ourense, y la tendencia del cambio climático lleva a pensar que el fenómeno se va acrecentar, y que hay que implementar planes de protección para que la población esté preparada y protegida. La traumática experiencia de los incendios del 2017 en Galicia y en Portugal, que costaron decenas de vidas humanas, es un recuerdo doloroso de lo que puede volver a pasar. Dos profesoras universitarias, la ourensana Julia Touza, docente de Economía Ambiental en la Universidad de York (Reino Unido), y Marisa Chas, profesora de Economía Cuantitativa en la USC, colaboran en un proyecto de investigación, financiado por el Ministerio de Ciencia, que incluye una encuesta a la población para conocer su actitud y comportamiento en relación a la preparación frente a los incendios forestales. «Es una información clave para poder gestionar de forma adecuada, desde la Administración, central, regional y local, el riesgo de posibles desastres asociados a este fenómeno», anticipa Touza.

La encuesta está en fase de recogida de datos en línea para sacar conclusiones fiables. Hicieron un trabajo de campo durante mes y medio con entrevistas personales en hogares de los concellos de Ourense y de Pontevedra afectados por los incendios del 2017. En Deza y Tabeirós-Terra de Montes hubo fuegos de grandes dimensiones, entre ellos en Cerdedo, Silleda, Lalín o Forcarei, aunque en general afectó a las dos comarcas. Esto les permitió recoger información de la gente mayor; a través de Internet, buscan ampliar el rango de edad para recoger más datos con una encuesta abierta a población de 18 a 60 años, residente en zonas rurales y periurbanas de Galicia.

Ambas llevan colaborando para conocer el riesgo de incendio, desde la perspectiva socioeconómica, desde hace diez años. Introducen factores para analizarlo como la zona geográfica en la que ocurren. Hay mayor riesgo en las zonas de conexión entre población y monte, el denominado interfaz urbano-forestal. Sobre las causas, en anteriores trabajos han observado, explica Julia Touza, que se dan fuegos por imitación. «Aparecen en una zona y salen en otra. El arresto disminuye el número», añade.