El Estradense recibe al Arnoia con la misión de alejarse del descenso

David Cofán A ESTRADA / LA VOZ

DEZA

PACO RODRÍGUEZ

Los rojillos se miden a un recién ascendido tras su primer triunfo ante el Arzúa

12 oct 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Aliviado tras estrenar su casillero de victorias en O Viso, el Estradense buscará esta tarde (18.00 horas , Novo Municipal) sumar un segundo triunfo consecutivo con el que alejarse del descenso y encaramarse a la zona más tranquila de la tabla clasificatoria. Enfrente tendrán al Atlético Arnoia, un conjunto recién ascendido que, con un partido menos, marca el descenso con dos puntos en sendos empates contra el Arzúa y el Somozas. Pese a ello, Alberto Mariano no quiere que los rojillos caigan en la tentación del favoritismo y avisa de los peligros del contrincante: «Son un equipo moi duro, pode ser o típico partido que se che enquista».

El tanto de Borja Míguez ante el Arzúa ha supuesto un bálsamo para los de A Estrada. Un punto de doce comenzaba a ser una losa para el equipo, acuciado por la necesidad pese a mostrarse competitivos. A su modo de ver el reflejo del final de campaña pasada «acentuou un pouquiño máis esa ansiedade», señalando que es una comparativa «inxusta» e insistiendo en la necesidad de «ter presente como empezamos o ano pasado». En este sentido quiso ser claro, afirmando que «sería unha pena que por ter as expectativas altas a xente se frustre».

«Espero que esta vitoria desbloquee un pouco aos futbolistas», admite Mariano. Para el entrenador, la juventud del equipo se volvía en su contra en una situación como esta dificultando «que se atrevesen a facer as cousas que desenvolvían nos adestramentos». Lo irónico es que el propio técnico reconocía que se llevaron los tres puntos sin haber jugado un gran partido. «Fixemos mellor partido o día do Somozas, se empataramos non pasaría nada», apuntó. En su análisis destacó una solidez defensiva mayor que jornadas atrás, pero en faceta ofensiva detectó que no estuvieron precisos ni fluidos «pola tensión».