Las residencias van recuperando actividades con prudencia

Rocío Perez Ramos
Rocío Ramos LALÍN / LA VOZ

DEZA

En los centros se reclama que la vacunación con la tercera dosis se ponga cuanto antes

17 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

«La prevención es lo que nos salva». Son palabras de la directora de la residencia de As Dores de Lalín, Lorena García, pero que suscriben los responsables de otras muchas de la zona. Las residencias están recuperando poco a poco la normalidad, pero el proceso se lleva con calma en los centros y la premisa es no correr riesgos en la medida de lo posible.

Los ojos están puestos en esa tercera dosis de vacunación que se anuncia que recibirán pronto los mayores. En las residencias ya hacen cálculos para sumar el tiempo desde la posible fecha del pinchazo hasta alcanzar la inmunización. Creen que es muy necesaria, teniendo en cuenta, dicen, que los mayores recibieron la segunda dosis en el mes de enero con lo que entienden que ya hace tiempo que pudo haber acabado el período de inmunidad.

Durante la pandemia las actividades no cesaron en las residencias, aunque se vieron muy limitadas. En estos momentos, se va recuperando la vida normal, entre comillas, pero aún con muchas medidas de precaución y protección sin bajar la guardia. Las directoras de las residencias dezanas coinciden en que «sigue habiendo sustos por ahí» y es necesario no bajar la guardia.