Lalín contrata una empresa para vigilar las atracciones de As Dores

Javier Benito
javier benito LALÍN / LA VOZ

DEZA

Miguel souto

Crespo reconoce que hace meses que decidieron programar un formato de fiestas diferentes, sin «orquestras coñecidas» pero «con eventos de recoñecido prestixio»

09 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

En Lalín habrá celebraciones por As Dores. El gobierno local durante cierto tiempo mantuvo una postura equidistante. Quería fiestas en un formato diferente tas suspenderse las del 2020, pero dependían de la evolución pandémica. Estaban en la agenda y dos cuestiones refrendaban de forma definitiva la organización de actos. Por un lado, la caída de casos e incidencia tras el brote de hace unos días que llevó al comité clínico a decidir que el municipio pase el día 11 al nivel medio-bajo de restricciones. Por otro, su interpretación de lo acontecido en la reunión con hostelería y restauración con más de una treintena de asistentes.

Pero el propio regidor, José Crespo, reconocía ayer en los micrófonos de Radio Voz que se lleva meses trabajando para tener un formato de «festas non festas», diferentes a las tradicionales. «Non van vir orquestras coñecidas... queremos un ambiente festivo pero controlado», apuntó. Precisamente garantizar la seguridad figura en la primera posición de los objetivos, casi más que el propio programa de As Dores. Habrá presencia de atracciones feriales pero se contrató a una empresa, que se encargará con ocho personas, de hacer cumplir los protocolos que se marquen para su uso y que «nos cobra máis que unha orquestra», según dijo Crespo. A ello se suma el uso de la carpa del campo da feira, con 600 personas sentadas y cumplimiento de medidas sanitarias de seguridad, bajo control de Protección Civil.

«Non vai ser igual que noutros sitios onde non había este tipo de controis», remarcó, para incidir que habrá eventos de prestigio en formatos distintos, con apoyo de la Xunta, que permitirá «facer unhas boas festas». Respecto a la reunión con la hostelería, reconocía Crespo que hubo alguna voz discrepante y «podo entendelo». Hubo quien reprochó al gobierno local convocarles casi sobre la bocina, cuando podía haber algún posicionamiento en contra que ahora no se produce. «Iso é moi respectable... pero a reunión non a tivemos un mes antes porque non tiñamos a planificación definitiva, nós xogamos aquí con moitas axudas da Xunta para músicos», dijo, con el objetivo de minimizar costes para las arcas municipales.

Insistió el regidor en que será un formato de «festas para nós, para as nosas persoas maiores, para os nosos nenos, para comer nas casas coas precaucións que haxa que ter», sin buscar un programa que atraiga a visitantes foráneos. El regidor resaltó que el problema puede surgir con la «festa despois da festa», cuando al cerrarse los establecimientos «vanse ao campo de fútbol, a casas particulares, a palleiras,...». Ahí no hay opción de control y, además, podrían celebrarse esos encuentros de riesgo en cuanto a contactos de covid aunque no haya programa oficial de As Dores.

Crespo avanzó que actividades de la mano de la Xunta tendrán régimen de entrada, lo que propiciará que no haya afluencia masiva. El alcalde cree que Lalín y sus vecinos necesitan «algo de alegría, un camiño intermedio para ir voltando á normalidade».

Sin pregonero aún para el Cocido y con peticiones para llevar el plato al exterior

«Quero que por orgullo propio de Lalín nin a pandemia para as edicións do Cocido». Crespo quiere presumir de que el coronavirus no logró paralizar la fiesta gastronómica, aunque este 2021 sea diferente. Reconocía ayer en Radio Voz que siguen a la búsqueda de pregonero para el 26, así como «algunhas actuacións que adornen o día do Cocido». «No quero poñer como os San Fermín ou festas importantes que o ano tal e o ano tal non o houbo por mor dunha pandemia», remarcó, recordando que ya se celebró el Mes do Cocido, los premios Álvaro Cunqueiro y de Gastronomía aunque con un formato distinto, además de contar con cartel y pin conmemorativo. El 26 habrá en la carpa una LIII Feira do Cocido diferente pero que permitirá recibir la subvención como Festa de Interese Turístico Internacional, con apoyo de Xunta y Diputación, dejando la aportación municipal prácticamente simbólica.

El regidor también aludió a las peticiones que están recibiendo para llevar el Cocido a México, Estados Unidos, Francia, Suiza o Miami, en este último caso con visos de materializarse. El Concello quiere continuar con ese tipo de iniciativas, para justificar esa presencia internacional de la fiesta que le llevó a recibir ese reconocimiento. Pero debe suponer coste cero para las arcas municipales. Recordaba Crespo los preparativos ya cerrados en el 2020 para presentar el plato en Tallin, pero el traslado de la entonces embajadora, nieta de Vidal Abascal, desbarató esa iniciativa. Ahora hay opciones por el interés de empresarios de Miami, «que cren que a mellor comida de Galicia é o cocido e eu non vou dicir o contrario».