A Estrada quiere costear las pistas de atletismo con el plan ReacPon

Javier Benito
javier benito A ESTRADA / LA VOZ

DEZA

El pleno debate hoy la reversión al Concello de terrenos en la Agasp para albergar las nuevas instalaciones deportivas, que supondrán invertir 1,3 millones de euros

21 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La recta final de julio se está convirtiendo en A Estrada en una contrarreloj para sacar adelante planes de envergadura y con un elevado presupuesto. A la aprobación hoy, en pleno extraordinario y urgente a las 21.00 horas del proyecto para licitar la renovación integral del alumbrado público en el rural por 8,5 millones de euros, se sumará el acuerdo de la corporación para solicitar a la Xunta la reversión de 23.000 metros cuadrados de terrenos cedidos en su día por el Concello para la Academia Galega de Seguridade Pública (Agasp). En esa superficie ocupada ahora por distintas canchas deportivas polivalentes se pretenden construir las ansiadas pistas de atletismo, un proyecto demandado hace tiempo por los clubes locales y en el que se empezó a trabajar por el gobierno local ya en el 2014.

La construcción de las pistas de atletismo se quiere acometer a través del plan ReacPon puesto en marcha por la Diputación de Pontevedra. El alcalde de A Estrada, José López, anunciaba ayer que el proyecto supondrá un desembolso de 1,32 millones de euros. Esta línea de financiación del gobierno provincial, dotada con veinte millones de euros y otorgándose por concurrencia competitiva, establece que el 65 % saldrá de las arcas de la Diputación y el 35 % debe costearse por las municipales. Como incidía López, se debía destinar al proyecto un mínimo del 30 % y un máximo del 90 % del Plan Concellos, que en el caso estradense fluctuaría entre los 500.000 y los 1.350.000 euros, decantándose el gobierno local para la opción máxima.

El pleno aprobará hoy la reversión de unos terrenos para los que ya se cuenta con el informe previo favorable de la Xunta. Mantendrán un destino similar al actual, aunque en este caso para unas pistas de atletismo que siempre se quisieron emplazar próximas al resto de instalaciones deportivas y costó lograr la parcela adecuada, ya que debe contar con un mínimo de doscientos metros de largo y cien de ancho.