El BNG pide la dimisión de Seijas y Blanco por el doble voto del primero

La Voz LALÍN / LA VOZ

DEZA

Rocío Ramos

09 jun 2021 . Actualizado a las 21:55 h.

El BNG llevará al próximo pleno una moción pidiendo la dimisión del concejal Nardo Seijas por votar en el pleno de mayo por un compañero ausente y la de Begoña Blanco, al considerar que fue ella «quen lle deu a orde». Al mismo tiempo demandan al regidor, José Crespo, que «pida desculpas por permitir que isto aconteza». El portavoz nacionalista, Francisco Vilariño, recuerda que a él el alcalde lo llegó a expulsar de un pleno y que a estos ediles «nin os expulsou».

Pide que «os tramposos non formen parte do pleno» alegando que «sobran da corporación municipal». Señala que «intentamos atopar un caso similar pero non fumos capaces de atopalo en ningunha corporación do Estado» y considera que «non pode pasar como unha anécdota». Recuerda que ese voto de más no variaba nada (el punto contaba con la aprobación de toda la corporación). La votación se repitió a petición de Crespo que recriminó lo ocurrido al edil y el BNG se abstuvo para expresar su no participación en la votación como protesta y en desacuerdo con lo ocurrido.

Para Vilariño «o problema é de fondo» apuntando que «cando eres capaz de usurpar a identidade doutra persoa cando non é necesario, de que serás canto si conte» considerando que «os novos fan boa a vella garda do PP». El BNG no acepta las disculpas explicando que el edil calló y «xa o admitiu cando era indefendible e as desculpas as deu dun xeito pouco creíble obrigado pola situación de bochorno». Critica «o silencio por resposta» del PP en las dos semanas que pasaron. Vilariño anunció la moción acompañado de Cristina Pereiro, Digna Fuentes y Ariadna Fernández. Esta última tildó de «escándalo» lo ocurrido considerando que no pueden alegar desconocimiento de la norma entendiendo que cualquier persona que percibe un dinero por un trabajo debe saber desempeñarlo y que «a ninguén se lle escapa que non se pode votar por outra persoa». Resaltó que fue Vilariño quien se percató de lo ocurrido apuntando que «o alcalde nin se deu conta».