El turismo fluvial en el Ulla despegará desde el lado coruñés con un catamarán

Dieciséis años después el proyecto nace sin protagonismo de la vertiente dezana

n n.
lalín, arzúa / la voz

En enero del 2005 se celebraba una reunión de los alcaldes de Vila de Cruces, Agolada, Arzúa y Santiso para apadrinar una propuesta conjunta que permitiese la puesta en marcha de un catamarán turístico por el Ulla, con el embalse de Portodemouros como referente. Dieciséis años después, con algún momento puntual donde se intentó reavivar el proyecto sin éxito, parece que podrá salir adelante. Eso sí, con exclusivo protagonismo de los municipios coruñeses bañados por el río.

La Diputación coruñesa trabaja ya en una iniciativa para habilitar ese catamarán. En su momento se pretendía implicar también a la institución provincial de Pontevedra y a la Xunta. Pero por el momento parece descartada esa opción. «É un programa piloto que pode, se os resultados son os que agardamos, ser o inicio dun programa máis amplo que aposte polo turismo fluvial, un ámbito que está de moda en destinos como Francia ou o Canal da Mancha, e que pode ser de especial interese nun territorio como o noso, con ríos de grande riqueza con recursos naturais, patrimoniais, históricos e deportivos». Son palabras del vicepresidente y responsable de Turismo de la Diputación, Xosé Regueira, hablando del servicio de catamarán que el área provincial que gestiona pondrá en marcha en las aguas del río Ulla para impulsar el turismo fluvial en los nueve municipios que baña en la provincia coruñesa.

La iniciativa, que trascendió en la presentación esta semana en Arzúa de una campaña de promoción turística del cauce fluvial, dio el primer paso para avanzar hacia su materialización, aunque, de momento, no puede vislumbrarse en el tiempo, al estar sujeta a los plazos legales que mandan en la administración.

Por Portodemouros

Desde la Vicepresidencia provincial avanzan que se inició el expediente para licitar por 100.000 euros la construcción de tres catamaranes de reducida capacidad -6 a 8 plazas-, entre los que se encuentra el que ofrecerá servicio en las aguas del Ulla; concretamente, y casi con toda probabilidad, en el embalse de Portodemouros por sus óptimas condiciones de navegabilidad. Una vez adjudicada la construcción, será de 6 meses el plazo de ejecución de las embarcaciones, que, indicó Regueira, «contarán cunhas características especiais de seguridade e conservación do medio ambiente, e tamén de flexibilidade no uso».

Desde el área de Turismo de la Diputación adelantan, por otro lado, que el servicio de transporte turístico tendrá una gestión profesional, que, en cualquier caso, tendrá que garantizar precios públicos al usuario. La apuesta empieza a tomar cuerpo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El turismo fluvial en el Ulla despegará desde el lado coruñés con un catamarán