El Balonmán Lalín afronta el duelo ante el Burgos con todo en el aire

Los rojinegros necesitan ganar y esperar que el Sarriá doblegué al Alicante


lalín / la voz

En el seno del Balonmán Lalín anhelaban mantenerse hasta el final en la pelea por meterse en el grupo de privilegio, entre los cinco primeros, asegurándose así la permanencia ya en la primera fase. Y lo han conseguido, aunque se llegué a la última jornada con el mal sabor de boca que dejó el empate ante el Teucro después de ir en la segunda parte nueve goles arriba. A pesar del resultado los rojinegros aún pueden acabar en el grupo de cabeza, con la quinta plaza en juego, a la que también aspiran el Sporting Alicante y Sarriá.

La premisa ineludible para conseguirlo pasa por una victoria este próximo sábado en el Arena ante el San Pablo Burgos. Un hueso duro de roer para el BM Lalín. Enfrente estará el segundo clasificado, un equipo que solo encajó cuatro derrotas en diecisiete, con un gran promedio goleador, aunque también encaja bastante. Los rojinegros necesitan los dos puntos y esperar que en el duelo que enfrenta precisamente a los otros dos aspirantes, el Sarriá sorprenda a domicilio al Sporting Alicante.

Si se dan esos dos resultados -victoria lalinense y derrota alicantina- ambos equipos quedarían empatados con catorce puntos y en este caso quedaría quinto el cuadro dezano por sus mejores resultados en el enfrentamiento directo. Pero al Sarriá le queda una jornada aplazada en su día y que sorprendentemente se jugará después de acabar esta fase regular. Si gana ese choque pendiente también igualaría a puntos con BM Lalín y Sporting Alicante, pero en el triple empate de nuevo la plaza sería para los rojinegros.

El entrenador lalinense cuestionaba ayer que no se haya aplazado una o dos jornadas de liga, aprovechando además que tras la primera fase hay dos semanas de descanso, para meter antes los encuentros aplazados. Y ello a pesar de que en su caso salen favorecidos, porque el Sarriá tiene que ir a por todas ante el Sporting Alicante pese a faltarles un partido, que de haberse jugado previamente y encajando una derrota les habría dejado sin opciones y por tanto viajarían a tierras alicantinas sin ese objetivo.

Pablo Cacheda asegura no entender qué ocurrió para esa desconexión en la segunda mitad ante el Teucro, dilapidando sus jugadores una ventaja de nueve goles. «Entramos en bucle e tivemos moitas perdas en ataque, con presa cando tiñamos o marcador a favor», explicaba. Hubo además cierto bajón físico tras una brillante primera mitad donde en defensa firmaron una de las mejores actuaciones en liga, maniatando el juego de los pontevedreses y con buen acierto ante la portería contraria. En parte pudo deberse a las menores rotaciones, ya que no pudo contar con Roberto Álvarez por una sobrecarga en el tendón de Aquiles. Aunque viajó con el equipo no pudo jugar y es seria duda para el decisivo choque ante el San Pablo Burgos, en espera de su evolución durante la semana.

El cambio defensivo teucrista tras el descanso, con un avanzado y con presión más alta, se le atragantó a los rojinegros que tampoco pudieron contener el ataque local a la desesperada, casi sin hilvanar jugadas. «Foi un pau duro pero temos que quedarnos coa primeira media hora e traballar forte esta semana para recibir ao Burgos», incidía Cacheda. Reconocía el técnico que será muy complicada la victoria ante un conjunto profesional, de los mejores de la categoría, y que quizás por el covid-19 estuvo más irregular de lo esperado, segundos por ahora.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Balonmán Lalín afronta el duelo ante el Burgos con todo en el aire