Crespo quiere convertir las Aldeas de Nadal en un distintivo turístico

Destaca del 2020 la activación del CIS y la cuarta fase del polígono, la subvención de 6,5 millones del IDAE y la internacionalización del cocido


Lalín / la Voz

El alcalde de Lalín, José Crespo, hacía ayer balance del año destacando la aprobación del presupuesto que entrará en vigor «por primeira vez en cinco anos o 1 de xaneiro como é de rigor», la activación del CIS, la consecución de la internacionalización del cocido «en tempo récord», los 14 millones otorgados por la Xunta para el año 2021 y la subvención de 6,5 millones del IDAE «a máis alta da historia» y la reactivación del polígono Lalín 2000 con la ejecución en marcha de la cuarta fase. Unos logros que considera «xa non so xustifican un ano de traballo, e máis nun ano de pandemia, senón que xustificarían xa un mandato». Ayer en el Boletín Oficial de la Provincia se publicaba la aprobación del presupuesto del año que viene que supera los 19 millones de euros y lo convierte en el más elevado de los que tuvo hasta ahora el Concello de Lalín.

De cara al futuro, Crespo anunció ya la intención de ampliar y potenciar de forma importante las Aldeas de Nadal, estrenadas con éxito el año pasado, ampliaban este, y a las que quiere dar un estirón considerable de cara al 2021. Pretende que constituyan un importante reclamo turístico que, una vez pase la pandemia, permitan traer a la villa a miles de visitantes durante la época navideña. Señaló que ya se reunió con Luchi Iglesias y la edila de Comercio, Karen Fernández, y «quero levalas a outra dimensión porque os pobos teñen que ter un atractivo singular». Para ello considera que «hai que facer un proxecto de moito nivel». Su idea es ampliar las aldeas y reproducir a escala los pazos de Lalín «un en cada aldea», empezando por el más insigne que sería el de Liñares y tendría un lugar preferente de ubicación que sería la Praza da Igrexa. Cifra el posible coste entre 20.000 y 30.000 euros. Unas aldeas que, apunta, contarían con animación en directivo, como magia, malabares y música. A estas, apunta, podría sumarse una aldea castrexa en la zona del castro de Donramiro que el Concello pretende adquirir. Si este año fue un tren el que permite recorrer las aldeas, la idea es sustituirlo por tractores, como un guiño, al corazón agrario de Lalín. La idea es, apunta el regidor darle a la iniciativa la suficiente entidad como para que de toda Galicia se desplacen las familias a disfrutar de las actividades y ver las aldeas.

Capital museística

A este proyecto, el regidor suma la especialización en museos. El de Ramón Aller, sería el museo científico que sumaría a lo que ya alberga del astrónomo, material de Vidal Abascal, matemático Rodríguez y cree que la planta alta sería el lugar idóneo para albergar el legado de Hilden. Apuntó la posibilidad de contar con algún becario que indagara y se documentara sobre el matemático Rodríguez en La Sorbona. Cree que Castrodeza podría trasladarle con el tiempo a la zona de Donramiro y el objetivo del Concello es hacerse con el castro y conseguir excavarlo, a ser posible con la ayuda de Cultura. Para el futuro deja la construcción de un museo de las artes plásticas y la música que estaría ubicado en la zona del Manuel Rivero. Una oferta a la que se sumaría el Museo do Xoguete e da Marioneta en Liñares y un convenio con la Casa do Patrón para completar la oferta con un museo etnográfico.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Crespo quiere convertir las Aldeas de Nadal en un distintivo turístico