«Fixemos unha tecnoloxía única para adestrar cans coa liberación de olores»

Olimpio Pelayo Arca Camba
o. p. A ESTRADA / LA VOZ

DEZA

Miguel Carbajal adaptó drones y vehículos de radiocontrol para esa función

10 dic 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Miguel Carbajal presentó ayer su segundo libro sobre entrenamiento canino en la búsqueda por olor de referencia, que profundiza en el Método Carbajal. El estradense señala que es una obra más técnica que la difundida hace año ?Mis perros, mis maestros?, que considera imprescindible para entender el nuevo título, El amante de la apis mellifera, una guía de mantrailing con el uso de tecnología adaptada a esa función. Una tecnología ideada por el propio Carbajal «única e exclusiva no mundo, coa adaptación de drons e vehículos de radiocontrol para adestrar cans mediante liberación de olores. Foi o que houbo que desarrollar».

 

Con los drones, el problema era el alto coste que suponía instalar un depósito que libere el líquido con el olor de la persona ?introduciendo en agua durante horas tejidos en contacto con ella?. La solución la aportó una firma sevillana, Dronetools, tras intentar Carbajal con firmas locales y de otros países un desarrollo que no pudo realizarse finalmente. Con el empleo del dron es posible entrenar al perro en el seguimiento de un olor sin interferencia del olor de otra persona que lo despliegue. Carbajal destaca en su función también a los vehículos de radiocontrol para dispersar el olor que debe seguir el can: «Son máis operativos que os drons», señala, al tiempo que explica el avance que permiten estas opciones porque los perros pueden entrenarse sin la presencia física de la persona a la que deben buscar.

Un rastro que debe ser intermitente, para evitar que el perro se sature en su seguimiento, «porque o noso olor na práctica non é continuo, é disperso», expuesto a factores como la humedad, el paso de las horas y con diferencias entre el sol y la sombra.