Sala Gradín encaja un descenso del 40 % en los usuarios de sus dieciocho comedores escolares

Los servicios para la Agasp ayudan a la firma a mantenerse


a estrada / la voz

La crisis sanitaria ha golpeado duro a la hostelería. No solo a los pequeños negocios. También a los gigantes del sector. Como la empresa estradense Sala Gradín, que tiene en plantilla a 110 personas. La firma ha centrado su negocio últimamente en el suministro de comida para comedores escolares de toda Galicia. Atiende a 18 en total. El cierre en marzo de los centros educativos fue un duro golpe, aunque en el caso de los comedores de la Xunta, el contrato estipulaba que la empresa seguiría cobrando el 50 % de la facturación mensual. «No te da para sueldos ni para pagar la Seguridad Social, pero no me quejo. Es lo que hay», cuenta Adriana Abelleiro.

Con la vuelta al cole el negocio ha vuelto a rodar, pero no lo ha hecho en los términos de los años precedentes. «Ahora detectamos un descenso del 40 % en el número de usuarios de los comedores escolares. Antes cada día se elaboraban más de 3.000 menús para los escolares. Ahora se rondan los 1.400», calcula la empresaria.

Según explica Adriana Abelleiro, la contratación de los servicios para la última promoción de la Academia Galega de Seguridade Pública de A Estrada ha salvado un poco los muebles. «Desde julio y hasta el 30 de noviembre suministramos desayunos, comidas y cenas para los 135 policías que están aquí en formación. No te salva las cuentas, pero al menos estás trabajando», cuenta. La empresa mantiene además su servicio a domicilio de comida para mayores, con 18 usuarios diarios en este momento.

El otro gran negocio del grupo empresarial es el Pazo de Xerlís, ahora cerrado a cal y canto. Las cenas-baile de Navidad eran uno de sus platos fuerte. A falta de ellas, este año se reforzarán los encargos de menús de fiesta para saborear en casa. «No será por no intentarlo. Mientras pueda voy a luchar, porque así me lo enseñaron mis padres. Mientras dependía de mí me busqué la vida y la empresa creció mucho, pero ahora ya no depende de mí sino de las circunstancias. Seguiré luchando hasta el final y, si no doy más, que se lo lleven todo los bancos», declara.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Sala Gradín encaja un descenso del 40 % en los usuarios de sus dieciocho comedores escolares