Ecopatrullas de patio en el colegio de A Bandeira para maestros del reciclaje

Rocío Perez Ramos
Rocío Ramos LALÍN / LA VOZ

DEZA

El centro ganó el premio de Voz Natura de la provincia de Pontevedra

15 nov 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

El colegio Ramón De Valenzuela de A Bandeira obtuvo este año el premio de Voz Natura, el programa de la Fundación Santiago

Rey Fernández-Latorre, correspondiente a la provincia de Pontevedra. Un galardón que patrocina Gadisa que, explica José López Casal, coordinador del proyecto, «foi unha sorpresa moi boa» y muy especial en un año escolar tan complicado como el pasado en el que el confinamiento impidió el acto de recogida de premios. Dotado con dos mil euros y un diploma, el dinero se destina a hacer realidad nuevos proyectos medioambientales.

Fue también un premio a todo el trabajo de un centro que lleva muchos años volcado con la defensa del medio ambiente y que participa curso tras curso en Voz Natura sumando iniciativas con las que, cuenta López Casal, «involucramos a todos: os rapaces de todos os cursos, os profesores e tamén as familias, que participan neste proxecto integral». El comité científico tuvo en cuenta «el compromiso en la defensa y recuperación de espacios naturales en su comunidad» y el hecho de «llevar a cabo un proyecto multidisciplinar que crece cada año».

El curso pasado el tema de Voz Natura fue «Construyamos un futuro sin plásticos» y el colegio de A Bandeira desarrollo el suyo bajo el lema de «Coidar do noso é cousa de todos». Las actividades se enfocaron a la concienciación y al reciclaje. Una tarea a la que se sumaron todos. Y qué mejor manera de concienciar que con un trabajo directo. El colegio constituyó una patrulla de patio formada por alumnos uniformados con chalecos con el logo de Voz Natura y el nombre del colegio que los identifican como «patrulla de patio». Salen con unos carritos de cuatro ruedas con la que realizar su labor.

«O primeiro ano -cuenta el coordinador- démoslle ata unha cámara para que foron sacando fotos do que atopaban que non lles gustaba. Funcionaban como unha especie de policía de patio». Por la patrulla va rotando todo el alumnado de Primaria que hacen un recorrido por los patios. «Os de primeiro encántalles coller o carriño e ir o patio de Infantil», explica este profesor.

Después la misión era ya más de recoger y el trabajo incluye llevar los sobrantes de cocina a uno de los tres composteros con los que cuenta el colegio y ocuparse del control de la temperatura y de remover para la fabricación del compost. La patrulla salía los miércoles pero este año, los protocolos del covid-19 impiden a los niños estar juntos.

El colegio consiguió ya el curso pasado, a través del Concello que hizo gestiones con Urbaser, una serie de contenedores de colores que formarán cuatro islas de reciclaje en los patios. El proyecto el curso pasado se inició con música con una canción de creación propia sobre los plásticos y el reciclaje compuesta por la profesora de música, grabada en la radio de la biblioteca y emitida que se convirtió en la banda musical del proyecto. «En Nadal, toda a decoración do cole fíxose con material reciclado e con plástico», explica. Con este material se realizaron campanitas y una larga lista de adornos con las que se engalanó todo el centro.

Dentro del proyecto incluían la visita de una empresa de reciclaje de Santiago que se iba a desplazar a A Bandeira con los camiones para hacer una demostración y que ya no fue posible por el confinamiento. Tienen comprados siete árboles que mantuvieron durante todo este tiempo con riego y que están pendientes de plantación.