El turismo rural de la zona busca consolidar el repunte del verano

Cinco establecimientos se sumaron este año a las ofertas del Outono Gastronómico


Lalín, A Estrada / la voz

Llegaron las lluvias, llega el final de un verano tan distinto a otros. Después de meses de confinamiento, que afectó a muchos sectores económicos como el del turismo rural, julio y agosto resultaron mejor de lo esperado para los establecimientos de Deza y Tabeirós-Terra de Montes. Con un perfil diferente de cliente, pero con más ocupación de la inicialmente prevista. Ahora se quiere aprovechar ese repunte a través del Outono Gastronómico que, impulsado desde la Xunta a través de Turismo de Galicia, acaba de activarse y se prolongará hasta el 13 de diciembre.

En las comarcas fueron cinco las casas de turismo rural que decidieron sumarse al XIV Outono Gastronómico, para ofrecer la degustación de dos menús distintos y concebidos en especial para esta temporada. Además, se ofrecen otros tipos de paquetes que incluyen las propias pernoctaciones en los establecimientos con los menús específicos. Casa Don Din y Casa San Ginés, ambas en Vila de Cruces; Torres de Moreda y A Casa da Botica, de A Estrada; y la Casa Grande de Fuentemayor, de Silleda, participan en esta iniciativa, que establece un precio de 30 euros por persona y menú de otoño.

Respecto a los paquetes para esta temporada, se ofrecen distintas variables. De esta forma, la estancia una noche de viernes o de sábado, junto con la degustación de un menú y el desayuno de la mañana siguiente tiene un coste de 120 euros dos personas en habitación doble, 80 para una en habitación individual. El fin de semana, con dos menús para dos personas, con alojamiento tanto viernes como sábado y sendos desayunos suponen 200 euros en habitación doble, 140 si solo hay un visitante y duerme en individual. Si también se acude con un niño de hasta catorce años se incremente el coste a 260 euros, 300 en el caso de dos menores de esa edad.

En esta edición del Outono Gastronómico son dieciséis las casas de turismo rural participantes de toda la provincia de Pontevedra, entre ellas las cinco de las comarcas. Cada una ofrece menús donde aprovecha productos de la zona, como el galo de curral en el caso cruceño o la ternera dezana, además de otros ingredientes diferenciadores. En años anteriores habían supuesto un atractivo para generar clientela en la recta final del año.

Catas de vinos, visitas al pazo de Oca o rutas como alternativas para los visitantes

Dentro del programa se cuenta con el denominado Outono Plus, que ofrece actividades paralelas para los participantes. En este caso cuatro de las cinco casas rurales de la zona se adhirieron. Casa San Ginés de Vila de Cruces propone catas de vinos gallegos, con un sumiller titulado del Instituto Galego do Viño. Tendrán lugar los sábado o domingos, con una hora de duración y un precio de 12 euros por persona. Por su parte, la Casa da Botica de A Estrada plantea visitas al Pazo de Oca en fin de semana, con una duración estimada de una a dos horas y un precio de 6 euros por conocer el jardín, 15 en caso de visita guiada. La estradense Torres de Moreda plantea una ruta de los manzanos con degustación de sidra, a 15 euros, y Casa Grande de Fuentemayor, otra de la miel, a 30 euros.

«O programa funciona moi ben é ten xente fixa que repite todos os anos»

El Outono Gastronómico se mantiene un año más, en este caso, bajo la losa de la pandemia. Ana Villamayor, presidenta de la agrupación Mar de Compostela y propietaria de Torres de Moreda, una de las casas participantes en la iniciativa considera que el programa «é unha boa alternativa para gozar da natureza» y de los productos locales con cuidados menús. Es un programa, dice que, «funciona moi ben» y que tiene «xente fixa que o segue todos os anos aínda que vaia a sitios distintos». La clientela es mayoritariamente, comenta, «parellas de todas as idades, de nivel medio-alto e que ten os fines de semana libres».

Ana Villamayor defiende las ventajas del turismo rural en estos tiempos de pandemia que permiten acercarse al medio natural y relajarse en familia. El verano, dice, «foi bastante ben porque os rebrotes non medraron ata finais de mes». Los clientes, indica, «foron familias e foi todo turismo nacional, de Madrid, de Asturias e outras comunidades, e tamén xente de outras partes de Galicia». Este año Torres de Moreda repite la propuestas que ya hizo el año pasado y que es la de ofrecer una ruta por los manzanos con una degustación. Explica que «foi unha novidade o ano pasado que tivo bastante éxito, a xente lle resulta interesante. Pode ver as plantacións e lles imos explicando as variedades de mazás que temos e todo o proceso dende o inicio co cultivo da froita ata a elaboración da sidra». La ruta, que acaba con una degustación de sidra y quesos, permite también disfrutar y conocer enclaves naturales interesantes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El turismo rural de la zona busca consolidar el repunte del verano