Personal sanitario cuestiona la accesibilidad del nuevo ambulatorio

Consideran poco operativo que no pueda llegarse en coche a la puerta principal y que solo haya un ascensor, cuando la mayoría de las consultas se ubican en altura


a estrada / la voz

Personal sanitario del centro de salud de A Estrada cuestiona la accesibilidad del nuevo centro médico que está a punto de rematarse en A Baiuca. Algunos profesionales ven poco operativa la organización del edificio en torno a una plaza central de carácter exclusivamente peatonal.

Según explican, desde el centro médico se solicitó en su día la creación de un vial para la deambulación de vehículos por el interior de la plaza. Se pretendía así que las personas con movilidad reducida pudiesen apearse en la entrada principal del edificio, donde se pedía que se habilitase un espacio para situar las sillas de ruedas que podrían ser necesarias. La opción fue descartada, aunque sí se construyó una rampa de acceso directo a la entrada principal, situada justo al lado de una zona de aparcamiento reservado para personas con movilidad reducida. En el proyecto original, a la plaza principal solo se accedía mediante una escalinata, ya que estaba previsto que el acceso con sillas de ruedas se hiciese desde el lateral que da a la N-640, donde estará el aparcamiento del PAC y donde el suelo está al nivel de la acera.

Además de la rampa hacia la entrada principal, existe otra entrada en la parte posterior del edificio para el traslado particular de personas dependientes y para ambulancias. Funcionará con un videoportero a través del que el personal del centro debe dar paso cuando lo considere oportuno. Los profesionales no ven muy operativo este sistema, que requerirá la atención constante de una persona, ni la confluencia en la zona de vehículos particulares y ambulancias. Hacen notar, además, que esta puerta da a un corredor de servicio en el que tampoco hay espacio para ubicar las sillas de ruedas.

Además de la plaza peatonal, el otro gran problema que parte del personal le ve al nuevo centro médico es la existencia de un único ascensor. Recuerdan que el área de fisioterapia estará en la segunda planta y todas las consultas de medicina general en la primera. Auguran que estas cuestiones, unidas al elevado porcentaje de usuarios de avanzada edad provocará colas en el ascensor. Se preguntan además que pasará si un día se estropea. El edificio cuenta con espacio para un segundo ascensor, pero de entrada se estrenará con uno.

Una nueva bolsa de aparcamiento para dar servicio al centro médico y a la escuela infantil

El nuevo centro médico dispondrá de una veintena de plazas de aparcamiento en el lateral situado en línea con la carretera N-640, donde se encuentra la zona de acceso al Punto de Atención Continuada (PAC). Desde allí, un sendero conduce al peatón hasta la entrada principal, situada al fondo de una plaza en forma de U.

El nuevo vial que conecta la N-640 con la Avenida da Torre -hacia el que se abre la fachada principal del edificio- ofrece también algunas plazas de aparcamiento. No obstante, según recuerda el edil de Sanidade, Óscar Rancaño, el Concello tiene previsto crear una nueva bolsa de aparcamiento en la zona para dar servicio tanto a la escuela infantil Galiña Azul, ya en uso, como al nuevo centro médico.

El Concello ha presentado a la Diputación un proyecto a financiar con 68.000 euros para habilitar dos zonas de aparcamiento en A Baiuca. Una de ellas irá frente a la parcela de la escuela infantil, con treinta plazas, con un diseño simétrico al estacionamiento ya creado para el nuevo centro de salud. A ellas se sumarán otras doscientas más en el terreno que queda libre entre el nuevo ambulatorio y la Avenida da Torre. Se trata de una parcela de suelo dotacional pensada para albergar nuevos edificios de servicios. No obstante, mientras no se construya, el terreno se utilizará para incrementar la superficie de aparcamiento en el área. Precisamente la falta de estacionamiento en las proximidades era uno de los problemas del actual centro de salud, que además no dispone de rampa de acceso para salvar las escaleras y solo cuenta con un maltrecho ascensor en el que no caben camillas.

Ven justa la altura de la zona cubierta para ambulancias y desaprovechamiento en el sótano

Los críticos con el nuevo edificio también le ven problemas a la zona de entrada para ambulancias, concebida como un soportal. Según aseguran, en su momento se hizo una prueba con una ambulancia y se comprobó que la altura era escasa.

Explican que la ambulancia medía 2,97 metros de alto y la zona cubierta estaba a tres metros. Creen que el hueco debería ser más holgado, sobre todo pensando en que en el futuro pudiera haber ambulancias de mayor tamaño.

No obstante, aclaran que desde que la obra está avanzada no han vuelto a tener acceso a la zona para constatar la altura final que ha quedado.

El personal sanitario también ve escaso el espacio para maniobrar con las camillas en el interior de la zona de urgencias.

Bajo tierra

En el sótano del edificio, donde está la zona de vestuarios, almacenes, calderas y archivos indican que se han dejado zonas «con piares e terra» que bien podrían, en lugar de quedar así, haberse rematado para disponer de más estancias a las que se podrían dar muchos usos futuros. «Incluso pode ser unha fonte de humidade ou insalubridade», especulan.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Personal sanitario cuestiona la accesibilidad del nuevo ambulatorio