«Hay que actuar de buena fe, pero tenemos que ser más desconfiados»

juan pedrouzo LALÍN, A ESTRADA / LA VOZ

DEZA

miguel souto

Las oficinas de atención al consumidor hablan de su actividad durante la pandemia

02 ago 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

El estado de alarma provocó que las oficinas de atención al consumidor de las comarcas tuviesen que, como tantos otros organismos, cesar su actividad presencial y limitarse tan solo al servicio telefónico. Debido a la pandemia y ante las dificultades del confinamiento, es lógico pensar que el número de consultas durante este período se disparó y que la naturaleza de estas varió notablemente. Con todo, parece que ese no fue el caso en todas las oficinas.

«Yo no noté grandes cambios, por lo menos no en número. Pero sí es cierto que en el tipo de quejas sí que hubo una tendencia de personas con problemas con las solicitudes de compras on line. Hacían peticiones que no se cumplían en el momento y les extrañaba el retraso», explica Alfredo Abeledo, de la oficina de atención al consumidor de Silleda. También comenta que, al tener la dependencia física cerrada y ante la imposibilidad de recibir documentos, su trabajo se limitaba a orientar y guiar hacia los servicios telemáticos de la página web.

Sobre los timos y estafas, tanto antes de la pandemia como ahora, Alfredo Abeledo apela a que la gente preste más atención: «Al lado de toda reclamación tienes que tener siempre un documento que apoye tu versión, porque si no, de nada sirve. Pensamos que todo el mundo es tan bueno como nosotros, no leemos letras pequeñas porque confiamos y luego nos engañan. Hay que actuar de buena fe, pero tenemos que ser más desconfiados».