El ERE de Florentino se activará tras un acuerdo entre las partes

Los afectados cobrarán 22 días por año trabajado, con máximo de 15 mensualidades


Lalín / la voz

Desde que el pasado jueves los representantes sindicales se levantaron de la mesa de negociación del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de Florentino, las conversaciones no cesaron. Ayer se plasmaban en una nueva reunión que se celebraba a las cuatro de la tarde y en la que los integrantes de la mesa firmaron el acuerdo. Este fue de una indemnización de 22 días por año trabajado, hasta un máximo de quince mensualidades para los 50 trabajadores despedidos. De ese medio centenar, 47 desempeñan su labor en la fábrica que la firma posee en el polígono de Lalín y la inmensa mayoría son mujeres, algunas con una antigüedad de tres o incluso cuatro décadas.

Al mismo tiempo, esa cantidad se completó con el pago de medio mes de salario a cada uno de los afectados y otras cuestiones como un plan social para mayores de 55 años. Antes de la firma del ERE, los sindicatos mantuvieron una asamblea con los afectados que refrendaron la oferta por una amplia mayoría, «case unanimidade», según apuntaban desde algún sindicato.

Después del día 31, la empresa se comprometió a pagar la liquidación a los afectados y el ERE se ejecutará, de esta manera, antes del inicio de agosto, tal y como pretendía desde el primer momento la firma textil, que defendía que finalizaba la fabricación de las prendas de la temporada de otoño e invierno y dejaba de tener trabajo. El acuerdo fue firmado por los representantes de la patronal en la mesa de negociación y por los representantes sindicales de UGT, Comisiones Obreras y CIG. La Intersindical no forma parte del comité de empresa pero sí estuvo en el proceso en representación de algunas de las afectadas de una de las tiendas que va a cerrar. Los sindicatos contaron con algún asesor también presente en la negociación. Por parte de Comisiones Obreras firmaron las dos delegadas del sindicato en la empresa.

Proceso iniciado en junio

El pasado 3 de junio la firma textil dezana anunciaba un Expediente de Regulación de Empleo de extinción para 50 trabajadores de la firma. Defendía la medida como la única salida para garantizar la viabilidad de la empresa y equilibrar las cuentas. Los sindicatos reconocían que Florentino venía dando pérdidas los últimos años y señalaban que no tenía ninguna deuda gracias al capital que fue siendo aportado por el empresario estos últimos años.

El pasado día 1 de julio se fijaba la primera reunión y en ella se constituyó la mesa de negociación. Un encuentro que se aprovechó para calendar ya reuniones mensuales para celebrar las negociaciones del ERE. La empresa ofrecía en esos primeros momentos una indemnización de 20 días por año trabajado hasta un máximo de doce mensualidades. Una cantidad que los sindicatos consideraban insuficiente dada la antigüedad de muchas de los trabajadores que se verían afectadas por los despidos.

Por parte de la empresa se defendía también que algunas en dos años cumplen los 65 años de la edad de jubilación. Ahí empezó un tira y afloja con el que los sindicatos esperaban obtener más dinero para las personas que abandonaban la empresa. Las demandas de los sindicatos y las asamblea celebradas cada semana tras la reunión de la mesa, encendieron en algún ocasión los ánimos entre los afectados y los que se quedaban en la empresa. Estos últimos defendían su puesto de trabajo y consideraban que los sindicatos no los estaban representando.

El pasado jueves fue la última reunión. El debate de la mesa de negociación se cerró ese día sin acuerdo, después de que los sindicatos se levantasen de la mesa y rechazasen la última oferta de la empresa que ya había subido la oferta a 22 días por año trabajado hasta un máximo de 14 mensualidades. Los sindicatos pedían 25 días por año trabajado hasta un máximo de 16 mensualidades y finalmente la firma volvió a hacer un nuevo esfuerzo que acabó en acuerdo.

Una reunión pendiente en el Concello para estudiar medidas y planes de empleo

Tras la firma del acuerdo del ERE y el compromiso de la empresa de pagar a los afectados las correspondientes liquidaciones a partir del día 31, los sindicatos tienen otra cita pendiente. Estudian la celebración de una reunión en el Concello de Lalín con representantes políticos para evaluar posibles medidas y planes de reciclaje y formación que se puedan llevar a cabo de cara a poder ayudar a las personas que ahora se quedan sin trabajo. Es un asunto que ya se abordó y que el alcalde, José Crespo, y otros representantes del gobierno local junto con los portavoces de los diferentes grupos de la oposición (faltaba el del BNG que no había podido ir pero que compartió las demandas de sus compañeros), y el presidente de la AED, Antonio Lamas, pusieron sobre la mesa.

A ese encuentro asistió también Tino Cacheda, en representación de la firma textil, y en ella se habló de la puesta en marcha de planes de empleo por parte de la Xunta y acciones de formación y reciclaje de las afectadas, que en la mayoría de los casos, tuvieron toda su vida profesional vinculada a Florentino. Aquella vez se habló del plan de empleo solicitado por la AED para mujeres a la Xunta y que se cuenta sea aprobado dado su posicionamiento dentro de las propuestas enviadas al Gobierno autonómico para estos planes en concurrencia competitiva.

Los sindicatos quieren soluciones y medidas reales recordando algún plan fallido como uno del textil puesto en marcha hace años y que ayer criticaba la CIG, porque no obtuvo los beneficios deseados y no sirvió para lo que se pretende, que es la recolocación de los despedidos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El ERE de Florentino se activará tras un acuerdo entre las partes