Barista lalinense de premio


María Batán es una lalinense de 21 años, apasionada del mundo del servicio hostelero. Hace apenas un mes que terminó sus estudios en la Escuela de Vilamarín y lleva unos cuantos trabajando en O Carballiño. «Estoy en una coctelería aunque también cuidamos mucho los cafés y tenemos un montón de destilados», dice. La otra parte de su trabajo está relacionada con el mundo del cátering y los eventos. «Me encanta. Trabajamos tanto con presentaciones de alguna bebida como con el servicio en bodas o celebraciones. Si me piden un combinado dentro de un globo, me las ingenio para conseguirlo», admite. A María la tremenda vocación que transmite le viene de familia: «Mi abuelo y mi padrino eran camareros de bodas. Antiguamente no había tanta formación académica al respecto como hay hoy en día. Sin embargo ellos eran los mejores, desde muy pequeña me gustó ayudarles y que me enseñasen cómo era la manera correcta de hacer las cosas en la mesa», recuerda.

Por ahora, la joven está feliz en su etapa carballiñesa y ya acumula en su currículo dos premios como mejor barista de escuelas, el José Rodríguez-Moldes Rey y uno de un concurso en Foz. «Siempre me dijeron que esta profesión sería dura y sin embargo nunca lo dudé. Me parece un sector muy bonito, me encanta atender al cliente y preparar los combinados y todavía me queda mucho camino por andar». Se plantea estudiar la oposición para enseñar a otros. «Me gustaría animar a los que vengan detrás, enseñarles a valorar nuestro trabajo y a dignificarlo como merece. Dicen que cualquiera vale para ser camarero y a mí me parece que para nada», termina esta joven barista de Lalín con gran proyección.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Barista lalinense de premio