El turismo rural despunta con calma

En Mar de Compostela ofrecen cancelaciones gratuitas para fomentar reservas sin riesgos


lalín / La Voz

Si este fuese un año cualquiera muchos ya habrían hecho las maletas y estarían disfrutando de un merecido descanso y otros mirarían con impaciencia el calendario con los ojos puestos en las vacaciones de agosto. A estas alturas la inmensa mayoría ya tendría cerrado desde hace meses destino o destinos y cerrado alojamientos y billetes.

Pero este no es un año cualquiera y con el virus circulando y la cambiante situación mundial, la mayoría opta por un turismo de cercanía y con destinos a los que desplazarse, a ser posible, en coche propio. Con condicionantes de los protocolos de prevención del coronavirus era de esperar que los alojamientos de turismo rural iban a tener un mayor atractivo ya que permiten disfrutar del verano sin aglomeraciones, de una forma más tranquila y con la calidad de un buen servicio.

Pero no ha sido así del todo, a tenor de lo que cuentan en los establecimientos de las comarcas. Aunque la situación es siempre dispar y hay a quien le va muy bien y quien apenas tiene reservas la mayoría se queja de que la cosa despunta pero lo hace lentamente. Tradicionalmente el mes de julio en la zona siempre fue más flojo que el mes de agosto, pero hasta las reservas para este mes no están teniendo el tirón de años anteriores.

Ana Villamayor, de la agrupación de turismo rural Mar de Compostela de A Estrada, explica que «este mes está indo fatal e si está habendo reservas para o mes de agosto». Para ese mes las reservas son, al igual que otros años, sobre todo de familias, parejas, grupos de matrimonios que viajaban juntos. De momento se están empezando a mover las reservas. Ana Villamayor señala que la mayoría de los huéspedes que piden alojamiento para agosto proceden de Madrid, sobre todo, alguno de Andalucía y también de algunas de las provincias de Castilla-León o Castilla-La Mancha.

En la actualidad muchos de los establecimientos de turismo rural de la zona se publicitan en plataformas de ámbito mundial como es el caso de Booking y muchas otras y eso hace que los clientes puedan llegar de cualquier parte.

Este año, algunos de los que llamaron a establecimientos de la zona de Tabeirós-Terra de Montes eran de Francia, Inglaterra o Alemania. En la zona existen casas enteras que se alquilan todos los años a los mismos clientes, en muchos casos extranjeros, que vienen a pasar aquí sus vacaciones de verano.

Y aunque la oferta de la zona llega a todas partes, el problema apuntan en las casas de turismo rural de la zona, es el covid. La gente, dicen, está a la expectativa . Creen que habrá muchas reservas de última hora y confían que con eso se vaya salvando un poco la temporada, al menos para irse manteniendo. En Mar de Compostela los establecimientos que forman parte de este colectivo de la zona de Tabeirós-Terra de Montes están ofreciendo opciones de cancelación gratuita para facilitar que la clientela reserva con una mayor confianza. Consideran que de esta forma, al no asumir riesgos, los clientes se animarán más.

Una oferta muy variada y para todos los gustos

Aunque hay mil portales posibles y las cifras varían de unos a otros, en la de Turismo de Galicia se contabilizaban 51 establecimientos de turismo rural en el geodestino Deza-Tabeirós. Es una oferta muy variada con modalidades de casas enteras o de turismo de habitación, según el caso. Las hay que ofrecen el plus de una gastronomía casera que levanta pasiones. La oferta suma jardines, coquetas piscinas en algunos casos, espacios mágicos donde disfrutar la naturaleza y un denominador común de calidad.

De visitantes de Canadá, Corea, Japón o Estados Unidos a los procedentes de Vigo y A Coruña

Este será un verano de turistas de proximidad. O al menos, en los establecimientos de turismo rural, eso es lo que prevén. En el Pazo de Eidián , en Agolada, cuentan que trabajan con agencias extranjeras que les aporta cada año turistas y peregrinos procedentes de Canadá, Estados Unidos, Corea o Japón, sobre todo. Este año estas han cancelado todos los movimientos de turistas y, su lugar en el establecimiento está siendo ocupado con otros turistas más de casa. En este caso, personas de distintas partes de Galicia que optan por el turismo de interior. La mayoría, dicen en el Pazo de Eidián son de Vigo y de A Coruña. Para septiembre y octubre aún tienen las reservas de extranjeros que no saben si se mantendrán de aquí a esas fechas. En algunas de las casas de turismo rural de Deza se quejan de que está llamando muy poca gente y este mes la mayoría de la clientela es de fin de semana, generalmente grupos de amigos de diferentes edades que alquilan para pasar el fin de semana. En la Casa Grande de Fuentemayor se suman también reservas de asistentes a una feria hípica.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El turismo rural despunta con calma