Giovana Otero: «El rural dezano es buen anfitrión, acoge con los brazos abiertos»

Casas de turismo rural y viviendas de uso turístico afrontan el verano con optimismo


lalín / la voz

El largo confinamiento ha hecho aflorar en buena parte de la sociedad la necesidad de disfrutar de espacios abiertos. El contacto con la naturaleza y el aire libre son requisitos indispensables para un determinado segmento poblacional a la hora de escoger un destino vacacional. Para las casas de turismo rural y las viviendas de uso turístico posiblemente este pueda ser un buen verano, ante la creciente demanda que se está generando en términos generales en este sector. En Sulago, en la parroquia cruceña de Merza, funciona desde julio del año 2019 Casa Pena de Roca cuya gestión y promoción está en manos de Giovana Otero Ramos. Una sólida edificación, en el interior dezano, con casi 400 años de historia.

-Los documentos más antiguos de los que disponemos de esta casa familiar datan del año 1630. Durante la restauración hemos tenido la oportunidad de comprobar las ampliaciones que se realizaron con el paso de los años, y recuperamos un antiguo permiso del Vaticano para oficiar misa en la casa.

-¿A qué atiende el nombre de la casa?

-Antiguamente el nombre de la casa correspondía con el apellido, profesión o apodo de algún antepasado. En nuestro caso particular esta edificación era conocida como Casa de Pena, de ahí que hayamos mantenido parte del nombre. Pena no significa solamente tristeza, también es piedra, fuerza y tranquilidad. La importancia de la piedra en Galicia y para los gallegos es indudable; más allá de ser un mineral sólido siempre ha estado rodeado de leyendas, misterios y ritos espirituales. Después de haberlo pensado mi abuela, mis padres y yo pues quizás este juego etimológico nos ha llevado a este nombre; Pena de Roca, que al menos una explicación interesante se merece.

-La suya es una vivienda de uso turístico, ¿en qué se diferencia de una casa de turismo rural?

-Las casas de turismo rural son construidas con la finalidad de ser un negocio mientras que las viviendas de uso turístico son de propiedad individual y residencial. Pueden ser destinadas a alojamientos de corta estancia y pueden albergar hasta un máximo de nueve huéspedes.

-La pandemia y el confinamiento semeja que está haciendo aflorar una creciente demanda de este tipo de alojamientos. ¿Es así en su caso?

-Es nuestro segundo año de experiencia en este sector, pero si hacemos una comparativa con el ejercicio anterior puedo decir que no hemos experimentado cambios notables. Sin embargo destacaría la poca antelación con la que se formulan las reservas. El año pasado ya estaba completo con varios meses de antelación y ahora se realiza con muy poca previsión debido a la incertidumbre global en la que nos movemos. Al haber abierto el establecimiento en julio de 2019 no disponemos de una comparativa real para hacer valoraciones respecto de los índices de reservas, y si son exponencialmente más elevadas que en años anteriores. Lo que somos es optimistas en lo que se refiere a este verano ya que el volumen de ocupación está siendo bastante similar al del año 2019.

-¿Percibe temor o recelo por la llegada de españoles de otras provincias por el coronavirus?

-Es importante destacar la responsabilidad individual de cada uno de nosotros en respetar las medidas de protección frente al virus. Luego el rural dezano siempre se caracterizó por ser un buen anfitrión y en acoger con los brazos abiertos a quien quiera conocer y respetar nuestra tierra.

Currículum. Cursó Arquitectura Técnica. Posteriormente siguió formándose y se graduó también en Ingeniería Civil. Trabaja actualmente en Madrid.

Diseño. Dedicó los últimos años a formarse también en el mundo del diseño de interiores.

«En proyecto tenemos construir una piscina natural integrada en el entorno»

Los establecimientos hosteleros aguardan mejorar sus datos de facturación, que se vieron truncados por la alerta sanitaria decretada en todo el país, en las próximas semanas.

-Es que la aportación del turismo a nuestra economía en España representa el 14, 6 % del PIB por lo que debemos mostrar una resilencia frente a estas situaciones extraordinarias para recuperar nuestra economía con la mayor celeridad posible.

-¿Qué medidas de seguridad se activaron con motivo de esta situación sanitaria?

-Actualmente estamos asistiendo a un curso de formación, que imparte el Ministerio de Sanidad y la Consellería de Turismo de la Xunta de Galicia, en el que se determina el protocolo de actuación de limpieza en este tipo de establecimientos turísticos. Afortunadamente las medidas a adoptar son exigentes tanto para la seguridad de nuestros huéspedes como para los que gestionamos este servicio.

-¿Cuál es el perfil del ocupante de la casa?

-Los perfiles suelen ser muy diversos; desde familias numerosas a grupos de amigos o incluso parejas que alquilan toda la casa.

-Abrimos temporada alta, ¿suben los precios también en los establecimientos rurales como se aprecia en losde playa?

-En verano suele incrementarse ligeramente el precio de cualquier tipo de alojamiento, dada la relación oferta-demanda. Nosotros hemos intentado mantener la misma sintonía que el año pasado.

-¿Lo mejor de Pena de Roca?

-Todo. Una casa para cuidar al visitante, una finca de 1, 5 hectáreas, árboles, viñedos, horno de piedra, lareira, hórreo, la antigua palleira, un huerto presidido por un majestuoso olivo, y en proyecto una piscina natural integrada en el entorno.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Giovana Otero: «El rural dezano es buen anfitrión, acoge con los brazos abiertos»