«Fue una buena experiencia de trabajo pese a los 70 días confinados»

Los tres apuran las últimas jornadas de Erasmus en la empresa con una ruta a Sicilia antes de regresar a Galicia


lalín / la voz

Antonio Vázquez Sobrino, Brais Rodríguez Penido y Samuel Barral Rodríguez son ex alumnos del ciclo de actividades físico-deportivas no medio natural del IES Pintor Colmeiro de Silleda y están a punto de acabar su estancia de Erasmus en Lecce (Italia). Antonio Vázquez señala, en nombre de los tres, que «fue una experiencia buena, pese a los 70 días justos que estuvimos confinados». Llegaron a Italia el 19 de febrero. El 24 saltó el primer contagio de covid-19 y el 9 de marzo empezó ayer el decreto que marcó el inicio del encierro. A Italia se fueron con un Erasmus Plus de la Diputación de Pontevedra para trabajar en una empresa dedicada al turismo activo. Lo hicieron apenas dos semanas, antes de que se parase todo y llegaron a pensar que ya no podrían trabajar más y ahí se acabaría su experiencia, pero, al menos no fue así y les dio algo de tiempo para adquirir experiencia profesional y también para conocer algunas de las maravillas del país.

Cuenta Antonio que «aquí se abrió el 18 de mayo la posibilidad de hacer ya actividades al aire libre». «Ahora aquí, explica, ya es época de calor, tipo el sur de España y había cosas como rutas de playa o a la luz de la luna, de noche. Una vez se abrió la posibilidad de hacer actividades, «empezó la cosa muy fuerte y para la primera ruta teníamos a 200 personas apuntadas, lo que obligó a hacer grupos y turnos». Tuvieron alguna ruta que tuvo que se aplazada de un fin de semana a un festivo de la semana siguiente a causa de una fuerte tormenta. Allí desde el día 3 se pueden mover por todo el país, antes solo por Apulia.

El contrato les termina el día 23 y mientras trabajan aprovechan los días libres para conocer el país, algo que no habían podido hacer hasta ahora. Para Antonio, indica, «fue distinto que para los chavales porque yo ya tengo una edad pero para ellos fue peor». «Estás de prestado encerrado entre cuatro paredes en un sitio que no es tu casa y donde tampoco tienes tus cosas, ahora lo que prima son las redes sociales y poco había que contar porque lo único que hacíamos era salir al supermercado cada cuatro o cinco días y poco más». Sus compañeros de Erasmus esperaban salir y relacionarse con otros estudiantes españoles que había en la zona «había un vínculo pero no podían quedar con ellos porque unos y otros estaban encerrados en sus respectivas casas». «Muchos _ añade_ escaparon al inicio de pandemia». Ahora, indica, «algunos están volvieron para recoger sus cosas».

Hace unos días estuvieron en Capri. Antonio destaca las maravillas de uno de los lugares más bellos del mundo. Él es de Ourense, Brais de A Bandeira y Samuel de Sigüeiro. Les unió estudiar el ciclo en Silleda y este Erasmus Plus que Antonio cree que es una magnífica oportunidad, aunque ellos tuvieran la mala suerte de que les coincidiera así aunque «podremos decir que vivimos una pandemia mundial en Italia» y le extraña que los estudiantes no aprovechen este programa mucho mejor dotado económicamente que otros, para salir unos meses de casa, aprender nuevos idiomas, nuevas culturas y, lo que es más importante, sumar una experiencia laboral imprescindible.

En Capri se encontraron con experiencias como «bañarte en aguas azul turquesa en grutas con azules, verdes y rosas destellando con la luz y una temperatura de 26 grados. Pudieron ver que en la costa amalfitana había muchos hoteles, sobre todo los de más estrellas, cerrados hasta que lleguen los turistas internacionales. El arranque turístico, cuentan, está siendo muy lento. En Capri contrataron un barco para dar una vuelta y el dueño, que tiene dos embarcaciones, les dijo que en esta época hacía una o dos excursiones al día y estaba haciendo una o dos a la semana. En la calle, la práctica totalidad de la gente lleva mascarilla, dice Antonio, «y guardan las distancias y se nota cierto temor de la gente cuanto te cruzas con ellos».

El gran lujo de visitar un paraíso libre de turistas

Antonio se llevó el coche a Italia y ahora regresarán los tres juntos a Galicia. Tienen previsto salir de Lecce el día 30 y cuentan estar en casa en los primeros días de julio. Antes de eso esperan poder hacer alguna parada turística por el camino y en su ruta está la posibilidad de ver Florencia y Roma. Irán en coche para luego coger el ferry hasta Barcelona y seguir ruta por carretera.

Pese a que les dio poco tiempo a saborear su trabajo en la empresa con diferentes rutas y el país están encantados. Y aunque todos echan de menos las tortillas de casa y los churrascos añorarán la comida italiana. Antonio cuenta que a Brais y a Samuel «les mola mucho». Delicias como «los quesos, los helados que aquí uno grande cuesta 2,5 euros y uno muy grande pueden ser cuatro euros, y nada que ver con los de España, las pizzas están tiradas de precio y luego está la pasta...».

Van a echar de menos no haber disfrutado de esos 70 días que les robó el encierro y no haber podido ver más zonas de la región en la que sea. De hecho en las dos primeras semanas solo les dio tiempo de conocer Lecce, donde viven, y Pompeya.

Antonio, es socio de la cooperativa Xeituga, y señala que «yo lo hice al revés primero fui a la universidad y ahora sigo haciendo ciclos». Después del Colmeiro quiere hacer el superior de guía. El confinamiento lo aprovecho aprender italiano y para trabajar telemáticamente con sus socios preparando las actividades de verano. Ahora están organizando la reapertura del albergue y rutas para octubre y rutas adaptadas a esta nueva normalidad y a toda la normativa que va saliendo.

En Italia con la empresa para la que trabajan iban a realizar rutas por el norte, por Dolomitas y cruzar a Croacia y Albania, pero no pudo ser por el coronavirus. La última la hacían este fin de semana de tres días por Sicilia. Cuando se acabó el confinamiento la empresa decidió reajustar las rutas, pero también llegó el calor, que allí es intenso «tipo sur de España». Lo bueno , dice Antonio, es que «este año disfrutaremos dos veranos, uno aquí y el que nos espera en Galicia». Eso y el lujo de recorrer Apulia, una de las regiones destino de millones de personas que pudieron disfrutar sin turistas, unas circunstancias que puede hayan sido únicas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Fue una buena experiencia de trabajo pese a los 70 días confinados»