La pandemia deja sin viajes de fin de curso a los alumnos de la zona

En varios centros evalúan la posibilidad de aplazar algunas de las citas programadas


lalín /la voz

Si hay una cosa que ilusiona especialmente a los estudiantes son las excursiones, sobre todo las que son lejos y de unos días. Son experiencias que dejan siempre un recuerdo imborrable y para las que los alumnos trabajan durante todo el año recaudando fondos. Viajes que este curso la pandemia ha hecho que se vayan al garete. Muchos ya se suspendieron o se aplazaron porque tenían que haberse celebrado en estas fechas y otras eran en junio, alguna incluso en la última semana tras el fin de las clases aprovechando que el seguro escolar cubre hasta el día 30.

En esos casos, algunas se suspendieron, otras están pendiente de aplazamiento y hay quien aún tiene la esperanza de que algún viaje se pueda hacer. La decisión en muchos casos está en manos de las familias. En el IES Laxeiro de Lalín en mayo los de cuarto de la ESO iban a viajar a Londres con salida en avión desde Oporto. Aunque los padres tendrán la última palabra por votación, los aviones no vuelan y los hoteles están cerrados, así que se baraja aplazarlo al destino que se pueda y cuando se pueda.

En el IES Aller Ulloa a finales de marzo los de cuarto de la ESO iban a ir a Roma y los de primero de BAC tenían programado un tour por Italia con paradas en Florencia y Milán, entre otras. Los de segundo de la ESO viajaban a Asturias y los de tercero a Extremadura. Todos se quedaron en casa. La directora explica que «negociamos a cancelación porque no nos interesaba un aprazamento». Hablaron con las agencias para la devolución del dinero y en algún caso les cobrarán una pequeña parte, «se o curso que ven todo está normal igual as facemos en xaneiro, pero cando e a onde xa se verá», explica la directora.

Los de cuarto de la ESO del Chano Piñeiro de Forcarei también tenían como destino la Ciudad Eterna. Era en junio y barajan aún suspenderla o aplazarla mientras estiran el margen que tienen aún para tomar una decisión definitiva. Es el primer año, apuntan desde el centro, que la excursión se fija para junio porque hasta ahora se venía celebrando la semana antes de Semana Santa. Las familias tendrán también que opinar.

El Marco do Camballón de Vila de Cruces anuló una a Salou de cuarto de la ESO que iba a ser ahora a la vuelta de Semana Santa y una a Roma del 18 al 22 de mayo. Había también una al País Vasco de tres días a finales de marzo y una a Oporto para alumnos de la ESO a finales de junio, tras el fin de las clases. Los del viaje a Salou recuperaron el dinero y los de Roma habían adelantado 200 euros y están pendientes de la devolución de 120 euros cuando la agencia de viajes, que tiene un ERTE, vuelva a abrir. El García Barros de A Estrada suspendió un viaje a Valencia de cuarto de la ESO pero este curso pudieron realizar con normalidad antes de la pandemia un viaje a Londres y otro a la nieve a Andorra. A Berlín es a donde tenían previsto irse estudiantes de bilingüe de Tecnoloxía del Antón Losada de A Estrada que ya anularon el viaje por el riesgo de poder llegar ahí, que pase algo y no puedan volver. Los de cuarto de la ESO se iban a Canarias y al ser un destino nacional están pendientes de una anulación ante la paralización de todo el sector turístico.

Para el viaje a Alemania lo tenían todo reservado pero nada pagado. Por si acaso, explican en el centro, «traballamos sempre con seguros para facer frente a posibles imprevistos». Los de cuarto de la ESO se iban a finales de junio, solo tenían el billete de avión pagado y eran 50 euros. Les permiten aplazarlo un año. Están a la espera de lo que pase y que los padres y la administración decidan lo que se puede o no hacer. En el número 1 de A Estrada ya se realizó una excursión a Oporto y otra a la Costa da Morte. Los de cuarto de la ESO se iban a Roma en torno al 15 de junio. Los alumnos habían adelantado algo de dinero y tenían que abonar una parte a finales de marzo, que ya no se pagó. De momento está en suspenso.

A Roma también se iban a ir estudiantes de primero de BAC del Pintor Colmeiro de Silleda en mayo. Para principios de abril estaba programada una a Andorra para disfrutar de la nieve que se anuló. Están a la espera de que vuelvan a abrir las agencias para negociar con ellas.

Alumnos del Laxeiro tenían pensado devolver en mayo o junio la visita a los estudiantes alemanes de intercambio y quedará para otoño. Hace poco otro grupo fue a Normandía y el centro tenía pendiente la visita de vuelta los franceses a Lalín que queda a la espera.

Las ceremonias de graduación están en el aire

En los centros educativos, los equipos directivos están a la espera de recibir instrucciones por parte de las administraciones con la preocupación puesta en esta tercera evaluación que acaba de comenzar. La prioridad es saber cómo se va a desarrollar y cómo se va a evaluar, pero en los institutos se han empezado ya estas semanas a recibir llamadas de alumnos y de familias preguntando por otra cuestión: las graduaciones. Un acto que se espera con ilusión y que no se sabe si podrán realizarse.

En los institutos de la zona explican que están en el aire y que todo dependerá de lo que se permita o no se permita hacer. Algunos recuerdan que si los actos en sitios cerrados y con nutrida participación de gente es lo último que se va a poder celebrar, puede que este año las graduaciones tengan que posponerse también unos meses.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La pandemia deja sin viajes de fin de curso a los alumnos de la zona