ERTE en el Sagrado Corazón para los trabajadores ajenos al concierto

La medida se mantendrá durante el período que dure el cese de la actividad


lalín /la voz

El cierre de la actividad empresarial abocó a muchas firmas a la solicitud y puesta en marcha de expedientes de regulación de empleo temporales. En la zona optaron a esta medida muchas empresas. Un paquete del que forman parte especialmente pequeñas empresas de los sectores de la hostelería o el comercio.

A estas se suman otras como el colegio Sagrado Corazón de Lalín, que además se encuentra en concurso de acreedores. El cierre de la actividad escolar motivada por el estado de alarma ha provocado que el colegio se quede sin los ingresos que obtenía por el cuidado de los niños en la guardería y por servicios del centro como el comedor, el cuidado fuera del horario lectivo o el internado.

Ante esta situación se decidió optar por solicitar un ERTE. La petición, según fuentes del colegio, fue cursada el 20 de marzo y aceptada unos días después.La medida afecta a 22 trabajadores. Una lista que incluye personal de cocina, de mantenimiento, limpieza, internado y guardería. En definitiva todo el personal del centro que no está dentro del concierto con la Xunta. Dentro del concierto se encuentra, por ejemplo, el grueso del profesorado a los que la Xunta, a través de la Consellería de Educación, seguirá pagando la nómina.

Los trabajadores que estaban fuera del concierto ya venían acusando retrasos en los pagos y deudas de nóminas en los últimos meses. Una situación que se fue paliando, al menos en parte. En diciembre, el propietario del centro hacía algunos pagos de una nómina y a la llegada de los administradores concursales, una vez que fueron designados por el Juzgado de lo Mercantil, se abonó otra nómina al personal ajeno al concierto. En ese momento, en el mes de marzo, cobraron al parecer la nómina correspondiente al mes de febrero y estos días estaba previsto que cobrasen la de marzo.

La aprobación del ERTE hace que los trabajadores estén en sus casas y que durante el período que dure el cierre del colegio por orden gubernamental esa parte de la plantilla puedan tener garantizados unos ingresos. Estos serían del 70 al 75 % de su sueldo. Entre los afectados se encuentran trabajadores a jornada completa y otros que estaban contratados a media jornada.

Estos días los sindicatos preveían que sería el 10 de mayo cuando podrían empezar a cobrar el paro los afectados por los expedientes de regulación de empleo temporales que se cursaron a raíz del inicio de confinamiento y el cese de la actividad comercial y empresarial.

Desde el colegio apuntan que los trabajadores se tomaron bien la iniciativa y ven en ella una forma de al menos ir garantizando ingreso durante este tiempo. Un confinamiento que se prevé que se alargue, sobre todo, en sectores tan sensibles como el de la educación.

El parón, del que no es ajeno el ámbito judicial, afecta al proceso del concurso de acreedores

El parón que afecta a todos los sectores se deja sentir también en el ámbito judicial donde, como es lógico, se da prioridad a la actividad más urgente. En el colegio Sagrado Corazón creen que esta situación podría afectar al proceso del concurso de acreedores en lo que atañe a decisiones como es el caso de los autos judiciales.

la primera fase del concurso, tras la designación de los administradores concursales, fue la apertura de un plazo destinado a recoger las deudas que presenten los acreedores del centro educativo lalinense.

Están también parados otros procesos, en este caso educativos, como el de petición de plazas para el nuevo curso escolar, que solo estuvo abierto unos diez días antes de que se produjera el cierre de los colegios.

La particular situación del colegio Sagrado Corazón de Lalín hace que sea el único centro comncertado de las comarcas de Deza y Tabeirós-Terra de Montes que se acogió a la solicitud de un ERTE. La labor educativa de los centros prosigue aunque de forma virtual.

Atención telefónica a las familias y deberes por WhatsApp y correo

Con esta situación de cierre, los colegios mantienen la atención telefónica a las familias. En el Sagrado Corazón las llamadas se produjeron en masa el pasado día 3 para conocer las notas a causa de la caída de la aplicación Abalar. A los de Primaria se las comunicaron telefónicamente. El centro estaba mandando trabajos y ejercicios al alumnado a través de los correos de los padres. Pero dado que no todos habían hecho constar una dirección, se utilizado como instrumento excepcional el móvil de los alumnos, en este caso de los de la ESO, para que los tutores les hagan llegar la información por WhatsApp.

En el María Inmaculada de Silleda, el centro puso en marcha un aula virtual para Bachillerato para que los de segundo puedan continuar avanzando contenidos y se están enviando ejercicios y trabajos de repaso a los estudiantes por correo electrónico..

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

ERTE en el Sagrado Corazón para los trabajadores ajenos al concierto