La cocinera que convirtió Os Peares en un restaurante casi de leyenda

Francisca Andújar recibe el Premio ao Labor da Muller tras toda una vida en los fogones sin disfrutar un solo día libre


a estrada / la voz

Se llama Francisca Andújar Tato, tiene 85 años y es una leyenda viva de la restauración estradense. Este viernes -a las 20.00 horas en la sala Mome- recibirá el Premio ao Labor da Muller convocado por el Concello de A Estrada por sus méritos profesionales y personales. Ella, agradecida por la distinción, asegura que no ha hecho nada especial. Su relato la contradice. Su vida es ejemplo de dedicación y entrega para sacar adelante una familia con seis hijas y un restaurante mítico.

Francisca y su esposo, Ramiro Loureiro, fundaron el negocio en 1953 en el mismo local de la calle Waldo Álvarez Ínsua donde hoy sigue funcionando bajo la batuta de su hija Dolores Loureiro y de su nieto Ramiro Brey. «Foi casar e empezar a traballar de cociñeira. Tiña 19 anos e traballei na cociña ata que me xubilei con 65. Non coñecín vacacións, nin domingos, nin festivos», explica.

En realidad, Francisca y Ramiro cogieron el traspaso de un negocio que ya llevaba años funcionando con el nombre Os Peares y que era de un empresario que había sido socio de Ramiro al frente de una taberna en Santeles. «Daquela o viño da zona dos Peares tiña sona de ser o mellor do Ribeiro. De aí ven o nome. A nós gustábanos e conservámosllo. Tamén seguimos coa cociñeira e o camereiro que había. Eu tiña 19 anos, sabía cociñar o que vira na casa, pero seguín aprendendo da cociñeira que había. Cando marchou, xa non collemos outra e quedei eu á fronte dos fogóns», explica Francisca. «Os callos dos Peares, que sempre tiveron tanta sona, eran unha receita dela», confiesa Francisca, a quien no le gusta atribuirse méritos ajenos. Eso sí, Francisca reconoce que le cogió el punto enseguida. Los callos, el pulpo, el arroz, la carne asada, el cocido o el salmón y las truchas del Ulla -cuando aún no estaba prohibido comercializarlos- eran sus especialidades. Su buena mano para la cocina no necesita más explicación que los cientos de personas que cada día pasaban por el local en varios turnos de comidas.

Eran tiempos duros, pero mejores que los actuales para la hostelería local. «A Estrada tiña un tirón que non ten hoxe. Había moitas empresas e moitos obreiros. Moitos viñan a andar 12 ou 15 quilómetros e quedaban a comer aquí. Daquela non había tanto transporte», recuerda Francisca. «Das sete da mañá ás doce da noite a porta estaba aberta para o que se presentase. E de aí en diante aínda quedaba moito que recoller», cuenta Francisca. «Nós viviamos sobre todo da xente do rural, e era todo o día un ir e vir de xente. De sete a dez da mañá o que se servía era café negro e copa de caña. Das dez ata a unha viñan tomar a tapiña: media ración de bacallau, con viño, para coller forzas e marchar andando para a casa. Á unha entraba a comer un turno de obreiros e ás tres outro turno de xente das oficinas ou dos bancos. Tiñamos tres comedores e enchíanse», explica.

Los festivos no eran más descansados. Las despedidas de soltero eran fiestas a lo grande que duraban toda la noche, el San Paio obligaba a trabajar las 24 horas todos los días y, en el verano, las fiestas de las parroquias imponían trabajo día y noche. «Facíannos encargos para levar e no verán as fins de semana traballabamos de noite o venres e o sábado para que pola mañá recolleran a comida para a festa ou as empanadas para ir á praia», cuenta la cocinera.

Noches en vela

«Case me dá vergoña dicilo, pero era así: Nos veráns levantábame o venres ás sete da mañá e non volvía descansar ata o domingo á unha da mañá», explica.

Con tal volumen de trabajo, la familia tiró muchas veces de sus hijas para ayudar en el negocio. Desde que nacieron, se curtieron en la vida echando una mano en la cocina, en la barra o en el comedor. «Yo, que soy la mayor, recuerdo que aprendí a sumar cobrando en el restaurante, pero esa responsabilidad siempre me gustó y también me divertía mucho sirviendo las cenas. Guardo muy gratos recuerdos», comenta su hija Mari Carmen.

«Dos 19 aos 65 anos traballei na cociña sen coñecer vacacións, domingos nin festivos»

«O mellor era a relación cos clientes; para min era coma se fosen da familia»

Para Francisca Andújar, que le echaba las horas que hicieran falta al restaurante, lo más duro de su trayectoria profesional fueron los comienzos, sobre todo por la falta de medios. «Ao principio non había cociña industrial nin nada diso. Traballábase coa cociña de leña. Tampouco había neveiras. Empregabamos barras de xeo para manter as cousas», recuerda.

«O mellor de todo era a relación cos clientes. Había moitos que comían aquí todo o mes. Xa non eran clientes, para min era coma se fosen da familia», explica.

Desde que se ha jubilado, Francisca Andújar disfruta de los pequeños placeres para los que nunca había tenido tiempo. «Ao principio fun para a finca na aldea, pero iso no verán, porque no inverno como chove xa nada, así que apunteime coa asociación de mulleres da Estrada a un curso para facer vainicas», explica. «Viaxar tamén me gusta. Estiven en Cantabria, no País Vasco, en Portugal, en Extremadura, en Lourdes e fixen unha xira por Sudamérica visitando Brasil, Uruguay e Arxentina. Agora, como a algunhas viaxes xa non me atrevo a ir vou máis de balnearios», explica.

El Premio ao Labor das Mulleres no es el único que ha recibido Francisca. Su esfuerzo y el de otras tres mujeres fue reconocido por la Asociación de Mulleres en el 2015 dentro del certamen Mulleres en Memoria de Avelina Valladares. El colectivo de hostelería local y el Concello también distinguieron su labor con una bandeja de plata. La cocinera recibió además el Salmón de oro del CIT. «Recollino pero non fun á comida oficial porque daquela aínda traballaba e tiña que ir atender o negocio», explica.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

La cocinera que convirtió Os Peares en un restaurante casi de leyenda