El pleno de Lalín vivió una agria sesión que volvió a dejar solo al PP

Crespo anunció cambios al amparo de la normativa vigente para evitar que «se torpedee o funcionamento» y la actuación de «alborotadores e provocadores»


Lalín / la voz

El pleno de Lalín vivió ayer una sesión agria que dejó por segunda vez a los concejales del PP solos en la sala. Antes de eso, un rifirrafe entre el coordinador de Compromiso, Rafael Cuíña, y la concejala de Comercio, Karen Fernández Lamela, acabó con el grupo de la oposición abandonando la sala. Fue después de que un poco antes, el alcalde echara del pleno al portavoz del BNG, Francisco Vilariño, por interrumpir a la edila y después de varias advertencias.

La disputa de Fernández y Cuíña y el elevado tono de voz de ambos obligó al alcalde a suspender la sesión y abrir un receso de diez minutos. Los socialistas volvieron a entrar al pleno para hablar con el regidor y explicarle la razón por la que se iban. El socialista Cristóbal Fernández recordaba los debates que habían tenido en el pasado pero «nunca se entrou no persoal» y considera que los concejales tienen que dar ejemplo. Crespo singnificaba que «nunca ocurreu nada así ata este mandato».

Señaló que «non permitirei que se convirta o pleno nun circo», anunciando que «cortarei polo san». Indicó que aunque el PSOE se fue «estou convencido de que con eles non pasaría» y avanzó que en el pleno ordinario de febrero haría «unha serie de cambios cos informes e o asesoramento pertinente dentro da normativa» para que «os concelleiros falen o que lles pete pero sin interrumpir» y se quejó de la actuación de «alborotadores e axitadores» que, dijo, «non terán a oportunidade de pisotear aos concelleiros».

Considera que los líderes de CxL y BNG muestran una especial inquina contra Fernández Lamela y Begoña Blanco, señalando que «nos vimos aquí coa promesa de normalizar o funcionamento institucional, na rúa conseguímolo, pero hai quen quere que non sxea así no pleno», apuntando que «non vou a permitir que torpedeen o funcionamento do pleno». Condenó las palabras de Karen Fernández que cree que ante «as provocacións dixo o que nunca quixera dicir» y consideró lamentable lo ocurrido. Cree que la edila no le faltó a Xosé Cuíña, como afirmaba el coordinador de Compromiso, sino al propio Rafael Cuíña.

Entre esas modificaciones incluye el regidor un cambio de puestos en los sillones y señaló que Fernández Lamela intercambiará el suyo con el de Nardo Seijas. En el transcurso de la discusión Cuíña se quejó al alcalde de que hubiera echado a Francisco Vilariño del pleno por interrumpir y no hiciera lo mismo con la concejala de Comercio.

Cuíña defendía ayer que al principio de su intervención había dejado claro que la crítica contra la edila era puramente política. Le achacaba que «é unha teórica cando non ten capacidade de goberno» pero que «para a concellería que leva non vale e todo o que toca é un fracaso» y la acusaba de «incompetente en termos políticos». Cuíña criticó que a la hora de responder la concejala leyese su réplica alegando que «non llo vín nin a Juan José Cruz». Un comentario que hizo saltar a la edila del PP y acabó en un cruce de ataques entre los que Cuíña le pidió que no se metiera en cuestiones personales y Fernández Lamela dejaba caer que se cansara de recibir ataques personales en las redes sociales.

Ya fuera del Concello, los socialistas abogaban por la necesidad de mantener las formas y un comportamiento correcto como hizo su grupo en todo momento, tanto en la sesión de ayer como en otra en la que la oposición abandonó la sala.

Consenso y unanimidad para aprobar el reglamento para elegir pedáneos

La sesión había arrancado con tranquilidad y con una rapidez inusitada después de que los primeros puntos del orden del día, destinados a reconocimientos extrajudiciales de crédito para el pago de facturas, pasarán prácticamente sin debate. Fueron aprobados todos con los votos a favor del grupo de gobierno y la abstención de la oposición, a excepción del relativo al arreglo del parque de A Corredoira, que contó con la abstención del PSOE y los votos a favor de PP, BNG y CxL. En este punto Teresa Varela, de CxL, manifestó que echaba de menos más dotación económica para arreglar todos los parques y la concejala de Facenda, Raquel Lorenzo, señaló que recogían su petición pero que se actuaba aquí porque estaba en muy malas condiciones y fue necesario retirar los juegos y poner otros.

Se llegó muy rápido al punto siete en el que se aprobó por unanimidad y con consenso previo el reglamento para la elección democrática de los pedáneos. Cuíña agradeció a la oposición y al edil del PP, José Cuñarro, el espíritu colaborativo. El grupo de gobierno dijo que empezarían con el proceso tras el Cocido.

Los ediles aprobaron con la abstención del BNG la adhesión del Concello de Lalín a una asociación promovida por O Irixo y que integrará a los concellos por donde pasó el Camiño da Xeración Nós. Vilariño renegó de «chiringuitos que non nos van supoñer nada» y que «non se sabe o que van custar» y la edila de Cultura, Begoña Blanco, dijo que les pareció interesante pero que si no funciona igual que entraron pueden salir y Crespo defendió que es sumar otro Camino.

 

Protagonista

Sara Blanco, educadora social en Silleda, aboga por un mayor esfuerzo en la corresponsabilidad

Pag. L12

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El pleno de Lalín vivió una agria sesión que volvió a dejar solo al PP