Paz Pérez defendió la gestión del SAF y la reducción de la lista de espera

El BNG acusó al gobierno lalinense de no prorrogar el contrato a la adjudicataria y cifró en 192.000 euros «o que terán que pagar a maiores en tres trimestres»


Lalín / la Voz

El abandono del pleno por parte del portavoz del BNG, Francisco Vilariño, tras las preguntas formuladas a la concejala de Benestar Social, Paz Pérez, en relación al Servizo de Axuda no Fogar (SAF), no impidió a la edila contestar aunque sin interlocutor enfrente, a fin de que sus explicaciones constarán en acta y quedaran recogidas en la grabación del pleno. Vilariño formuló una serie de preguntas y entre ellas, reiteró a la concejala si no consideraba que tendría que pedir disculpas a los vecinos. Preguntó porqué se ocultó un recurso «que a empresa presentou en xuño», porqué no se le pidió a la gestoría el informe hasta septiembre y porqué no se contestó el recurso. Vilariño demandó a Pérez que contestará si la actuación del gobierno «non foi unha maniobra para subirlle o prezo á empresa por detrás» y acusó a los populares de no utilizar la opción de prórroga del contrato, apuntando que no tenía por que ser la misma empresa la que siguiese. Preguntó si se había hablado con otras firmas y porqué no se presentaron.

Acusó a Pérez Asorey de mentir alegando que «dixo que o 1 de xaneiro estaría en funcionamento coa nova adxudicataria» y que hubo que pagar «64.000 euros para manter ese servizo», quejándose de que el límite legal es de cinco años, lo que condiciona al siguiente gobierno. El pago de esa continuidad, apuntó, sumaría 192.000 euros «se son tres trimestres a maiores», un coste que, alega, deberá asumir el Concello por no haber hecho la prórroga del servicio. Recordó que el contrato finalizó su vigencia en septiembre y lamentó que la edila es «a primeira na historia que comparece neste formato nun tema tan sensible e tan importante», acusándola de «non ter decencia política».

Paz Pérez, por su parte, y ya solo con el PP en el salón de plenos, defendió su gestión, agradeció la comparecencia y apuntó la elegancia política de su predecesor al frente de esta concejalía, poniendo en valor el trabajo del socialista González Casares. Dijo que en el 2015 había 55 usuarios del SAF de libre concurrencia y 84 de dependientes, el primero sin lista de espera y el segundo con una muy reducida. En el 2018, había 55 usuarios y 13 en lista de espera y 113 en dependencia, con 132 en lista de espera. Explicó que la Xunta concediera al Concello un aumento de 1.477 horas. Añadió que existía la posibilidad de licitar el servicio por esas horas de más y «perderse atender a unha media de 21 persoas» con esas horas que suponían 128.942 euros al precio de 9,70 euros que paga la Xunta. El 19 de junio de este año había, añade, 144 personas en lista de espera. El 18 de julio le mandaron una carta a la conselleira, apunta, para que les mantuviera las horas; les contestan que las mantienen «e nos comunican que aumentan 300 horas máis», que serían 1.777, que «se recuperaron e se están activando» y que a 27 de noviembre la lista de espera pasó ya de 144 a 91 personas. Del recurso que dijo que no se trajera a pleno Vilariño, explicó que fue desestimado y resuelto por silencio administrativo. Que el 30 de septiembre se notificó a la empresa el acuerdo de continuidad, que lo rechazó, que la ley no permite una prórroga forzosa y que les exigían un precio de 16,50 euros, diciendo que el precio máximo del estudio de mercado pedido por Casares en mayo era de 16,96. Señaló que se entregó el lunes el expediente a la oposición para darle tiempo a verlo y se les brindó la posibilidad de estar en la mesa de contratación.

En pleno se aprobaron ayer también varios reconocimientos extrajudiciales de crédito para el pago de facturas. Teresa Varela, de CxL, se quejó de que algunas no estaban conformadas por un técnico y acusó al gobierno de gastar «sen ter crédito».

Un apoyo unánime al Lalín Diverso

Al llegar al salón de plenos los ediles se encontraron encima de su mesa una chapa y unas manos, símbolos del Lalín Diverso. El regidor pidió a los concejales hacerse una foto con ambas cosas al final del pleno como apoyo a esta iniciativa. Cuíña pidió que fuese mejor al inicio, bromeando con que igual al final del pleno y tras los debates no les quedaban ganas de posar juntos. La foto de familia se hizo antes del arranque de la sesión y en ella la corporación al completo mostraba su apoyo unánime al programa del Lalín Diverso, que cumple este año su tercera edición reivindicando la igualdad y la diversidad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Paz Pérez defendió la gestión del SAF y la reducción de la lista de espera