Del vareo a la almazara: 24 horas clave para lograr un gran aceite gallego

Rubén Nóvoa Pérez
rubén nóvoa OURENSE / LA VOZ

DEZA

Santi M. Amil

Aceites Abril eleva en un 50 % su cosecha de aceituna gallega, que se aproxima a los 35.000 kilos

24 nov 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

Los olivos tienen cada vez más presencia en Galicia. Y en muchas fincas y explotaciones andan estos días en pleno proceso de vareo, toda vez que la cosecha ya empieza a estar lista para su recolección. Se trata de un momento fundamental para lograr un resultado final óptimo. Y es que desde que se recoge el fruto de los olivos, mediante la técnica del vareo, hasta su elaboración en la almazara no pueden pasar más de 24 horas. «O ideal é que esté feito en 24 horas desde que se recolle. É dicir, si a aceituna a collemos un mércores, o xoves polá mañá debería estar feita no muíño. Por iso estamos a traballar incluso de noite», señala Rubén Gutiérrez García-Tembleque, responsable del departamento de Agro de Aceites Abril.

Es el momento culminante a meses y meses de trabajo en la finca con los olivos. En el caso de la compañía ourensana la producción de este año se aproxima a los 35.000 kilos y se estima que permitirá producir 4.500 litros del aceite Colleita Propia, que se elabora gracias al trabajo de setenta proveedores -la mitad de la provincia de Ourense y el resto en Lugo y Pontevedra- que controla Aceites Abril. De confirmarse estas cifras, supondría un incremento del 50 % con respecto a la cosecha del año anterior, pese a que el 2019 no ha sido un año especialmente positivo en lo meteorológico para este cultivo. «En mayo, cuando normalmente abren las flores del olivo algunas zonas de Galicia pasaron por momentos de humedades relativas que llegaron a ser superiores al 80 %, lo que impidió un buen cuaje de los frutos», señaló Rubén Gutiérrez. Los temporales del otoño también han colaborado a la merma de la producción.

¿Cómo será el aceite elaborado 100 % en Galicia de esta cosecha? El responsable del departamento de Agro de Aceites Abril, indicó: «Aínda está por decantar, pero vai ser un aceite que vai ter bastantes notas verdes e cunha calidade enorme, porque as análiticas xa o marcan e intentaremos que todo o pobo galego o disfrute». En términos generales, el aceite gallego se caracteriza por la personalidad única que le aporta la recogida temprana de la aceituna. Presenta un color verde y un sabor afrutado, con toques de hierba recién cortada y plátano verde.