El precio medio de un entierro se sitúa en algo más de 3.000 euros

Las cremaciones crecen poco a poco en la zona cada año, pero aún son minoritarias


Lalín / la voz

El precio medio de un entierro en la zona se sitúa, según apuntan desde las distintas funerarias, entre los 3.000 y 3.500 euros. Una cantidad que incluye las flores, el féretro, los oficios religiosos, el traslado, el tanatorio, esquelas y los servicios de vestido, amortajado y tanoestética con peinado y maquillado. Las inhumaciones continúan siendo lo habitual en la zona, aunque en las funerarias coinciden en que cada año crece el número de cremaciones, aunque siguen siendo minoritarias.

Mari Paz Vázquez Fernández, copropietaria de la funeraria Curroliño y el tanatorio Virxe do Faro de Rodeiro, explica que «aquí as incineración poden ser tres de cada cen». Un porcentaje que es mayor en concellos más grandes.

Ni en la comarca de Deza ni en la de Tabeirós-Terra de Montes existe ninguna funeraria que cuente en sus instalaciones con un horno crematorio. Los propietarios de las de la zona coinciden en afirmar que de momento la cantidad de este tipo de servicios no es suficiente como para compensar la importante inversión que tendrían que realizar para contar con el.

Las empresas de la zona realizan este tipo de servicios en caso de demanda en instalaciones de Santiago de Compostela, mayoritariamente, pero también en algunos casos en otras de Monforte de Lemos u Ourense. Explican que en la mayoría de los casos cuando se opta por las incineraciones los fallecidos suelen ser personas más jóvenes o alguien que dejó estipulado que quería que lo incineraran. Pero en una zona rural como es esta la mayoría se inclina por un entierro tradicional.

Hay también quien opta por la cremación en caso de personas que no son de aquí o que se hace necesario un traslado y dado que trasladar las cenizas es mucho más sencillo y requiere menos trámites, además de resultar menos costoso. Los traslados de cadáveres exigen labores de conservación y preparación del cuerpo que tiene que llevar a cabo un forense. Eso sin contar con el coste o el papeleo que puede suponer un traslado de un féretro a otro país.

«Nesta zona o tipo de caixa que máis lle gusta á xente é a redonda»

Entre las decisiones que ha de tomar la familia de un fallecido es la elección de un féretro. Las funerarias ofrecen diferentes modelos y existen en el mercado también diferentes tamaños adaptados a cada circunstancia. Rubén Blanco, de funeraria Albia, que lleva el tanatorio de Silleda, explica que «nesta zona a que máis lle gusta á xente é a redonda». Un modelo tradicional y la mayoría pide que sea «nin moi clara nin moi escura». Es el tipo de modelo que tiene una mayor salida. En cuanto a los tamaños, Blanco comenta que «en Galicia hai moitos cemiterios antigos nos que as caixas que teñen un tamaño estándar non caben e precisanse caixas máis estreitas».

Existen también diferentes medidas, entre ellas alguna más larga de lo habitual y destinadas a acoger a personas muy altas. Los féretros que oferta esta funeraria son fabricados en la localidad ourensana de Ribadavia y en Valencia. Pueden ser lisos o tallados en la tapa.

Unos modelos que suponen un precio más alto. Blanco apunta que «son caixas máis elaboradas, que levan tallada unha imaxe por exemplo do Nazareno ou da Virxe do Carme». La elección depende de las preferencias y de la devoción de cada uno. En cuestión de acompañamiento hay quien pide un grupo de gaitas en el funeral o incluso una banda.

La mayoría de los entierros son de personas aseguradas frente a los pagados directamente por los particulares

La mayoría de los funerales que se llevan a cabo en las comarcas son de personas aseguradas y aunque el porcentaje varía en cada lugar, continúa siendo alto y puede ir del 60 % frente al 40 % en zonas más urbanas, al 90 % en caso de entornos más rurales.

En A Estrada, Rodeiro, Silleda o Lalín coinciden en que la mayoría de personas mayores cuentan con un seguro funerario mientras que los más jóvenes piensan menos en esas cuestiones, aunque no siempre es así y siempre hay excepciones en el caso de mayores, que no quieren saber nada del tema porque piensan que les acerca a la muerte.

En los funerales particulares, explican en el tanatorio San Pelayo de A Estrada, se puede optar por un entierro simple y básico y añadirle todos los complementos que uno quiera.

Mari Paz Vázquez apunta que por lo general un entierro medio de un asegurado incluye el féretro, tres coronas y un centro, tres o cinco curas en la misa de funeral (generalmente tres), el tanatorio, el traslado, esquela en periódico o radio. En cuanto al féretro, indica que la caja mortuoria puede ser de hasta dos mil o dos mil y pico euros de nogal o de pino, generalmente, de una gama media tirando a alta.

En todas las funerarias, el cliente puede elegir y ajustándose al coste de lo que le cubre el seguro optar por más o menos flores, más o menos sacerdotes y quitar o poner cosas, como puede ser desde un coro que cante en el funeral a ofrecer servicio de autobús, algo muy frecuente.

En las empresas funerarias de la zona también coinciden que si antes a la hora de contratar un entierro la gente no escatimaba, ahora se busca un buen servicio pero también se mira el precio con lupa y se intentan ajustar los costes.

Es un cambio de mentalidad y de sociedad que también se nota en otros tipo de eventos sociales, que aunque no tienen nada que ver suponen sin duda un gasto importante en la vida de una persona como son las bodas y en las que ahora se mira también más el dinero a gastar.

En la funeraria lalinense O Deza señalan que los seguros funerarios con el paso del tiempo van siendo menos demandados y si hace tiempo la mayoría de las personas tenía uno que mantenían muchas veces durante toda su vida, ahora las nuevas generaciones ya no piensan igual.

Lo mismo apuntan en otras funerarias de la zona, donde también comentan que en algunos casos hay gente que los suele mantener después de que los contrataran para ellos abuelos o padres.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El precio medio de un entierro se sitúa en algo más de 3.000 euros