El Estradense sale del descenso tras otra muestra de solidez atrás

Javier Benito
javier benito A ESTRADA, LALÍN / LA VOZ

DEZA

SANDRA ALONSO

Mariano confía en la inyección de confianza que supone vencer al Barco

29 oct 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

Domingo perfecto para el Estradense donde cosechó algo más que tres puntos. Lograban romper una racha de cinco derrotas consecutivas y salir de la zona de descenso directo. Ube conseguía su primer gol en liga y de nuevo se dejaba la portería a cero. Y, como colofón, se mantenía intacta la comunión de la grada con el equipo a pesar de los malos resultados previos, con un apoyo masivo de aficionados en un día especial por la Festa do Neno.

Pero igual que salió cara también pudo haber sido cruz, como por desgracia ocurrió en duelos precedentes donde el Estradense había merecido más que caer derrotado. Porque el Barco tuvo sus oportunidades, incluidos un penalti errado y un disparo al palo como las más claras. Los rojillos marcaron el único tanto del partido, gozando de un par de oportunidades más ante la portería defendida por Oviedo. «Esto es fútbol y pudo darse otro resultado; en esta ocasión nos dio un poco más que otras veces y supuso una victoria, porque en otros encuentros que perdimos hicimos mejor juego», reconocía ayer Alberto Mariano.

El técnico estradense explicó la victoria en varias claves, pero sobre todo en la solidez defensiva. «Ellos no nos generaron mucho peligro a pesar de que el Barco tiene un gran equipo, llegaba con una racha de seis victorias seguidas y van a estar al menos en el play off de ascenso si no suben de forma directa», argumentaba Mariano. Para contrarrestarlo movió piezas en su once inicial, en buena medida tras recuperar futbolistas y tener ahora diecinueve disponibles. «Estuvimos bien estructurados sobre el campo, con agresividad y presión, con poca distancia entre líneas y así resultamos incómodos al rival para hacer su juego», dijo. Después tocaba aprovechar alguna de las opciones en ataque, algo que en esta ocasión se logró tras una asistencia de Borja para Ube y supuso esos tres puntos vitales para no seguir la dinámica negativa y aportar confianza a los futbolistas.

«A nosotros hay que ganarnos y hay que defender el trabajo de los chicos, felicitarlos de nuevo por su esfuerzo y por la victoria», incidía el técnico, quien también agradeció el apoyo inquebrantable de los aficionados, máxime tras cinco derrotas seguidas, animando en todo momento. Mariano incidió en esa mayor rotación de jugadores, con más variables de juego y opciones en función del rival, que se abrió tras el regreso de Fafú y Piñeiro de sus lesiones. «Era una alineación diferente a los últimos partidos pero había más futbolistas disponibles, podía decidir en función de minutos jugados, entrenamientos y el rival, porque la competitividad además hace que nadie se acomode y tenga que sufrir para entrar en el once», sentenciaba. Augura una liga muy igualada y donde será difícil puntuar en cualquier campo. Ellos lo intentarán en casa del Bergantiños, próximo rival que solo lleva dos puntos más, ambos muy parejos en goles a favor y encajados. Rigor defensivo y mejorar en el juego con balón será clave.

Jornada plagada de empates en la Segunda Autonómica

El empate fue el marcador más recurrente en la pasada jornada para los equipos de la zona que militan en Segunda Autonómica. Hasta cuatro igualadas, con una victoria y una derrota completando los resultados. Ganó el Laro al Berres por 2-1, en un derbi zonal que sitúa décimos a los silledenses, mientras los estradenses están décimo cuartos. El otro enfrentamiento dezano directo, entre Silleda y Cruces, acabó con 1-1, ambos con doce puntos, séptimos y octavos respectivamente. El Vea está quinto tras firmar empate sin goles en casa del Peleteiro y cuarto el Lamela, con su 3-3 a domicilio frente al Amio. Por su parte, el Estradense B acabó 1-1 en casa del Belvís y está noveno, perdiendo el Rodeiro 5-1 con Villestro, duodécimo.

El Lalín pierde comba, el Piloño empata y el Agolada gana por primera vez fuera

En Primera Autonómica destacó la primera victoria de la temporada cosechada por el Agolada a domicilio. Lograban imponerse por la mínima en el campo del Tordoia. El 0-1 lo subía Brais González en el minuto 31. Tres puntos que le permiten irse alejando de la zona caliente de la clasificación, ahora con ocho puntos tras otras tantas jornadas y en el puesto catorce.

El Piloño también lograba puntuar, aunque firmó tan solo un empate en O Camballón. El duelo frente al Val do Ulla terminó con 1-1. Diego González adelantaba a los cruceños cuando ambos equipos estaban todavía asentándose sobre el césped, en el minuto 5. Pero tampoco les duró mucho la alegría porque en el 17 era Jacobo quien igualaba, sin que ninguno de los dos conjuntos pudiese aprovechar sus ocasiones de gol hasta el final. El Piloño se sitúa undécimo con diez puntos.

Por su parte, el Lalín sucumbía por 1-2 en el Cortizo ante el Dumbría, perdiendo comba en la clasificación. Era el choque estelar de la jornada en este grupo de Primera, con dos equipos que pelean por el ascenso. Dani Méndez adelantaba a los rojinegros en el minuto 5, pero casi de inmediato, en el 8, Diego Cespón firmaba en el empate. No sería hasta el 62 cuando Jesús López transformase un penalti cuando los visitantes se hiciesen con los tres puntos. Los lalinenses caen a la cuarta plaza, con catorce puntos a, cuatro del líder Soneira.