El Sergas manda de vuelta a casa a una vecina de Moreira que estaba padeciendo un ictus

Fue diagnosticada de gastroenteritis pero al día siguiente un TAC confirmó el accidente cerebrovascular


a estrada / la voz

Una familia de A Estrada acaba de presentar una queja en el Servicio Galego de Saúde (Sergas) por lo que consideran una negligencia médica que pudo haberle costado la vida a una vecina de la parroquia de Moreira.

Los hechos sucedieron el miércoles de la semana pasada, sobre las 20.00 horas. María del Carmen Rey Álvarez, vecina del lugar de A Pica, empezó a encontrarse mal. No sabía qué le pasaba exactamente, pero llevaba tiempo vomitando y se encontraba muy nerviosa. Un sobrino la acercó al centro médico de A Estrada. La hermana de la enferma, Pilar Rey, llegó más tarde y entró a la consulta del servicio de urgencias. «Yo vi a mi hermana muy mal e intenté explicárselo a la doctora. Vi que no le salían las palabras y le dije que normalmente ella no es así, que no tartamudea. Entonces la doctora llamó a mi hijo y le dijo que era mejor que me quedase fuera, que ponía muy nerviosa a la enferma», explica Pilar.

El diagnóstico inicial fue de gastroenteritis, aunque por prudencia la mandaron al hospital de Santiago. «Seguía vomitando y ya vomitaba algo como de color marrón», cuenta la hermana.

«Al llegar a Santiago le contamos que llegó a vomitar sangre, pero dijeron que era del esfuerzo», comenta la hermana de la enferma. «También le dijimos que estaba mareada y que parecía que no le salían las palabras», cuenta. Según relata Pilar Rey, en el hospital le hicieron análisis de sangre y orina y, sobre las cuatro de la mañana, la doctora decidió mandarla a pasar la noche a su casa. El diagnóstico volvió a ser el mismo: gastroenteritis.

«La enfermera no estaba de acuerdo con la doctora. Incluso dijo que en su opinión no estaba para irse a casa, que no se aguantaba en las piernas, pero no hubo marcha atrás. La mandaron para casa y le recomendaron dieta y reposo», relata la hermana.

«Tuvimos que sacarla en silla de ruedas porque no se aguantaba. Vomitaba y en el coche iba adormilada y no le salían las palabras», insiste.

Por la noche el estado de la enferma no mejoró. Por eso a las ocho de la mañana la familia se plantó de nuevo en el centro de salud de A Estrada, en la consulta de su médico de familia. «Seguía igual: dormía todo el tiempo, vomitaba y no le salían las palabras», explican. Su médica la mando al hospital por la vía de Urgencias. Fue entonces cuando, tras hacerle un TAC, se comprobó que estaba sufriendo un ictus y quedó ingresada en el centro hospitalario, donde continúa recuperándose. «Ahora ya habla y no duerme, aunque sigue mareada y no se le afirmaron bien las piernas», cuenta su hermana.

Piden más precaución

Aunque, en principio, la paciente evoluciona favorablemente, la familia ha querido presentar una queja formal -que registró ayer en el centro médico de A Estrada- para reivindicar más cuidado en los diagnósticos y menos prisas por dar altas en urgencias. No piden nada. Solo que se conozca la historia y que se tomen más precauciones en casos como este, que pudo haber tenido un final mucho peor.

La paciente sufría vómitos, estaba adormilada y le costaba articular una conversación

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
25 votos
Comentarios

El Sergas manda de vuelta a casa a una vecina de Moreira que estaba padeciendo un ictus