El gobierno silledense pretende evitar la apertura de la nueva gasolinera

Cuíña anunció a los vecinos del barrio do Campo que ya se trabaja en ese objetivo


lalín / la voz

La pretensión de la empresa Plenoil de construir una gasolinera de autoservicio en el barrio do Campo de Silleda se encontrará no solo con el rechazo vecinal, ya expresado mediante pancartas en algunas viviendas próximas al emplazamiento escogido, sino también del Concello. El alcalde socialista, Manuel Cuíña, se había reunido hace semanas con posibles afectados ante esta instalación, pero entonces no había proyecto presentado en la casa consistorial. Pero el pasado 27 de septiembre la firma con sede en Lalín entregó toda la documentación para obtener los permisos municipales para ubicar esa estación de servicio. De inmediato el regidor decidió reunir a los vecinos, en un encuentro celebrado ayer.

Durante esa reunión Cuíña estuvo acompañado por la concejala de Urbanismo, Pili Peón. Asistieron en torno a una veintena de vecinos del barrio do Campo a los que el regidor les anunció la intención del Concello de intentar evitar que se llegue a construir esa gasolinera de autoservicio. Desde la recepción del proyecto en la casa consistorial el gobierno silledense ya encargó informes tanto jurídicos como urbanísticos respecto a ese tipo de instalaciones y el emplazamiento escogido, en busca de resquicios que puedan argumentar la negativa a otorgar licencia.

«A postura deste goberno municipal é clara e contundente», signficó el regidor, afirmando que «trataremos de evitar con todos os recursos posibles que a gasolineira se ubique nesa parcela». Además, les trasladó a los vecinos que esta misma semana se reunirá con representantes de la firma Plenoil, que habían solicitado en días pasados. Pero de inmediato se trasladará todo lo abordado con la empresa a los afectados, ya que el viernes están de nuevo citados a una reunión con el regidor para analizar con ellos las pretensiones de la promotora de esta gasolinera de bajo coste.

Pero desde el gobierno silledense también apuntaron a la Xunta de Galicia, pidiéndole que tome nota de ese rechazo vecinal y municipal a esa estación de servicio para que no permita la instalación de este tipo de empresas en ubicaciones próximas a viviendas. El proyecto no convence ni al gobierno local ni a vecinos, pero tampoco a formaciones como el BNG, que también mostró su rechazo tanto por el emplazamiento como por numerosos efectos negativos, tanto medioambientales como de circulación entre otros, que produciría, recordando que en un radio próximo ya hay otras dos gasolineras en funcionamiento.

Otro colectivo que se ha pronunciado recientemente en contra de su instalación es la Federación Galega de Estacións de Servizo (Fegaes), aduciendo que carecerá de personal de atención al público. Por ello no pueden ofrecer servicios con total garantía y cumpliendo estrictamente con la legislación vigente en cuanto a seguridad y accesibilidad. Además hizo un llamamiento a la Xunta a legislar a este respecto.

Plenoil defiende que se cumple la normativa urbanística y que habrá personal

Desde la empresa con sede en Madrid se quiso puntualizar algunas de las críticas recibidas por parte de formaciones políticas como el BNG o la patronal gallega de estaciones de servicio. Aseguraron que antes de presentar el proyecto al Concello se comprobó que cumpliría la normativa urbanística, resaltando que la parcela escogida en el barrio do Campo está incluida en el Plan Xeral como suelo industrial y con opción incluso especificada de acoger una gasolinera.

Respecto al riesgo de una posible explosión recalcaron que existen rigurosas medidas de seguridad y que no se han producido este tipo de sucesos. Además, en respuesta a Fegaes, aclararon que pese a estar catalogadas como una estación de autoservicio, en realidad sí tendrá personal. Plenoil avanzó que serán dos personas, repartidas en dos turnos, quienes atenderán durante determinadas horas del día las instalaciones. Además, se contará con la posibilidad de pulsar un botón en horario nocturno ante cualquier incidencia en un repostaje, acudiendo alguien a solventarlo. Incidieron por tanto en que no vienen a Silleda a destruir empleo sino a crearlo, con el objetivo de ofertar la gasolina más barata, además de una forma más cómoda y fácil, con una apuesta por la tecnología.

La empresa afirmó garantizar la calidad del servicio y contar con todas las certificaciones, lamentando las trabas de quienes buscan mantener el monopolio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos
Comentarios

El gobierno silledense pretende evitar la apertura de la nueva gasolinera