El juzgado sobreseyó la causa del seguro contra Cuíña y Fernández

Afirma que no se produjo ninguna irregularidad en el procedimiento de contratación


Lalín / la voz

El Juzgado de Instrucción y Primera Instancia número 2 de Lalín acordó el sobreseimiento provisional de la causa contra el ex alcalde y coordinador de Compromiso por Lalín (CxL), Rafael Cuíña, y del ex edil, José Manuel Fernández, por la contratación de un seguro del Concello. El juez entiende, en el caso de Rafael Cuíña, que «la investigación realizada no ha logrado aportar ningún indicio en cuanto a la existencia de irregularidades en el procedimiento de adjudicación de la póliza de seguridad civil a la entidad Mapfre» y que «la contratación fue realizada respetando las previsiones del procedimiento administrativo dispuesto para ello».

Explica que fue Mapfre quien tenía que determinar quien asumiría la mediación de la póliza y la que eligió a José Manuel Fernández como mediador. Recuerda que ese nombramiento se produjo antes de que fuera concejal y miembro de la junta de gobierno de Lalín y que el hecho de que no se abstuviera en la votación sobre el pago de la prima a Mapfre «carece de trascendencia penal al no resultar encuadrable en ningún tipo penal» y recuerda que la aseguradora fue la única empresa que optó a asumir esa póliza de responsabilidad civil.

Ayer Rafael Cuíña, junto con su abogado, Francisco Lago, y José Manuel Fernández, dieron cuenta de la decisión judicial. Cuíña recordó que el PP presentó denuncia en su momento «aínda que José Crespo retirouse desta denuncia, pero seguiu adiante o procedemento». Lago recordó que la denuncia se presentó el 25 de marzo de este año, dos meses antes de las elecciones municipales, y los hechos se produjeron el 2 de noviembre del 2016. Destacó el celo con el que se actuó indicando que el atestado de la Policía Judicial tiene 359 folios, un exceso de celo que cree que debería ser igual para cualquier otro procedimiento, en este caso un presunto delito menos grave. El letrado lalinense, al que Cuíña calificó como «o presunto mellor avogado de Lalín», indicó que desde el primer momento no le vio recorrido alguno a la denuncia «por que se hacía acopio de una serie de delitos que carecían de sentido alguno» y manifestó su creencia que se quería utilizar la denuncia con fines políticos.

Cuíña subrayó que «comentábame algún avogado que non é Lago que algún caso de asasinato tiña menos volume». En un primer momento se les imputaban presuntos delitos de prevaricación, tráfico de influencias, cohecho y negociaciones prohibidas a los funcionarios. Solo se tuvo en cuenta por parte del juzgado un posible delito de negociaciones prohibidas a funcionarios y autoridades. «En este caso me parecía que lo que se hizo fue resolver problemas internos de Mapfre respecto a la adjudicación, no hay ningún provecho directo ni indirecto y así se lo hicimos saber en nuestros escritos al juzgado», explicó Lago. De ahí, añade el abogado, el juez dictó el sobreseimiento «por falta de relevancia penal de la conducta, es decir, no se dan los elementos de tipo objetivo ni del tipo subjetivo».

Por su parte, Cuíña defendió que «desde el minuto uno no hubo ningún tipo de comportamiento que fuese irregular».

José Manuel Fernández quiso realizar una valoración personal considerando que la acusación fue «totalmente interesada, política, para poder rabuñar uns míseros votos, por buscar o desgaste e manchar a imaxe dunhas persoas que formaban parte do goberno de Lalín, nunhas acusacións que nos estaban a chamar practicamente ladróns á cara, polas ansias de poder sen ningún tipo de escrúpulos».

La decisión del juez respecto a la denuncia, apunta, es «a constatación da infamia», explicando que «trátase da proba máis evidente da marrullería política do PP e do seu responsable». Acusa al PP de guerra sucia y de «antepoñer os intereses políticos por riba dos intereses xerais dos veciños» y de «non dubidar en intentar destruír persoal e profesionalmente ao seu adversario, aínda que iso supuxera recorrer á mentira e á calumnia como queda acreditado con este acto do xuíz». Considera que «todo se baseaba nun relato adulterado dos feitos». Señala que los años anteriores al mandato del cuatripartito, el 90 % de los seguros los hacía siempre la misma persona, «afín ao PP, con máis de 40 contratos firmados», aludiendo al «monopolio que tiñan algúns» y a los que «nunca lles gustou a competencia». Fernández destacó lo mal que lo pasó «vendo sufrir a miña nai e á miña familia», agradeciendo a todos los que confiaron en él desde el principio e incidiendo en «a mala sangue do voceiro do PP».

Cuíña da por cerrada esta guerra pero pide a Crespo «que controle aos seus adláteres»

Rafael Cuíña quiso, por su parte, hacer una valoración política de este asunto. Recordó que «falouse durante meses», contando las notas y ruedas de prensa del PP por este tema, «e nas que se puñan en dúbida a honorabilidade das persoas». Tanto Cuíña como Fernández aludieron a las acusaciones realizadas por Cruz en su día y las dos horas de interrogatorio a las que fue sometido Fernández en un pleno. Cuíña dijo que a raíz del cambio de gobierno quedó con Crespo en que «intentariamos que este tipo de cousas non volvan pasar» y recordó que no habló nunca, por ejemplo, del contenido de la comisión de investigación. Le molesta, dijo, que si llega a un acuerdo con Crespo «o primeiro que empezan a dicir nun pleno e do tema do seguro, do do Corpiño e os adláteres de Crespo se dediquen falar disto». Destacó que «fun un alcalde totalmente íntegro, como di a Xustiza».

Respecto a Antonio Lamas, apuntó que figuraba como querellante aunque cuando prestó declaración en el juzgado «dixo que el non se consideraba denunciante». Cuíña indicó que la actuación de la empresa de seguros fue impecable en el proceso en todo momento y que «me sorprende que Lamas se prestase a este xogo». Calificó a la edila Eva Montoto de «elemento desestabilizador» y pide a Crespo «que controle aos seus adláteres» y que «se seguen falando, de cuestións que quedaron no esquecemento, actuaremos». Apunta que «para min acabou esta guerra, pero non penso permitir que me apuñalen máis, creo que Lalín precisa outras cousas e aquí actuaron as cloacas».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El juzgado sobreseyó la causa del seguro contra Cuíña y Fernández