Los vecinos de la zona cursaron tan solo 46 quejas al Valedor do Pobo

En el 2018 se redujo de forma significativa la tramitación tras el más de un millar del 2017 de vecinos de Rodeiro por los microcortes de luz, resueltas el pasado año


Lalín / la voz

Somos poco de quejarnos, al menos si tenemos que mostrar nuestro malestar ante una institución oficial. Al menos así lo corroboran las cifras del 2018 en cuanto a quejas tramitadas ante el Valedor do Pobo desde Deza y Tabeirós-Terra de Montes. La nueva valedora, Dolores Fernández Galiño, presentó los datos del pasado año en el que se admitieron 20.807 en toda Galicia, con 12.722 correspondientes a la provincia de Pontevedra pero tan solo 46 de ellas de las dos comarcas.

Esos 46 expedientes cursados por el Valedor do Pobo suponen un drástico descenso respecto a las cifras del 2017. Entonces fueron 1.163 pero, como ya ocurriera dos años antes, detrás está una cuestión concreta con múltiples afectados. En aquel 2015 habían sido 11.183 firmas de otros tantos lalinenses respaldando las demandas de la plataforma Salvemos Catasós las que habían disparado las reclamaciones ante la institución autonómica, mientras en el 2017 había ocurrido algo similar con las 1.109 cursadas por vecinos de Rodeiro molestos por los constantes microcortes en el suministro eléctrico. Sin ese elemento distorsionador, realmente se constata poca actividad de los residentes en la zona a la hora de buscar la mediación del Valedor.

De esas 46 quejas tramitadas procedentes de Deza y Tabeirós-Terra de Montes, más de un tercio con 17 llegaron desde A Estrada, seguida de las 15 de Silleda. A mayor distancia se sitúan las 6 de Lalín, con 3 reclamaciones tanto en Agolada como en Vila de Cruces y tan solo una en Forcarei y en Cerdedo-Cotobade. El informe divulgado ayer por la institución no refleja ningún expediente relativo a Dozón y a Rodeiro.

Otro de los aspectos analizados hace referencia a las quejas cursadas contra concellos o diputaciones provinciales. En este caso solo fueron 16 en las comarcas, poco más de un tercio respecto a la cifra general. De ellas, en 5 está involucrado el Ayuntamiento de A Estrada, mientras 4 le corresponden a Lalín y 2 tanto a Agolada como a Vila de Cruces y a Cerdedo-Cotobade. Fueron solo 1 en Forcarei, sin que hubiese ninguna donde se viesen involucrados los concellos de Dozón, Rodeiro y Silleda.

Son las reclamaciones ante el Valedor donde aparecen con nombres y apellidos los municipios de las comarcas, aunque previsiblemente otras muchas sin origen también se gestaron por vecinos o entidades de aquí.

Silleda, Vila de Cruces y Agolada se hicieron de rogar

El informe del Valedor do Pobo también analiza el cumplimiento del deber de colaborar por parte de las Administraciones Públicas en sus investigaciones. Hubo concellos de la zona a los que se tuvo que reiterar la petición de informes en dos o más ocasiones. Entre los que se hicieron de rogar figuraron tres el pasado año. En concreto los de Silleda, Vila de Cruces y Agolada. En todos ellos se trataba de una única queja la que obligó a la institución a reclamar varias veces respuesta.

Abierto expediente por el servicio de transporte en bus y otro por un desahucio

Entre las referencias específicas sobre las comarcas que recoge el informe del Valedor do Pobo figura precisamente la resolución del expediente relativo a los microcortes constantes de luz en Rodeiro, que había disparado en el 2017 la cifra de quejas. Quedó cerrado el día 8 de enero atendiéndose una de las reclamaciones cursadas por 199 vecinos y para su resolución, recoge la institución, la Administración autonómica se comprometió a impulsar proyectos de inversión a corto y medio plazo para garantizar un suministro correcto. Algunas acciones llegaron pero aún se detecta en ocasiones puntuales ese mismo problema en Rodeiro.

Destaca también la tramitación de un queja en abril del pasado año por la línea de autobuses que cubre el trayecto Chantada-Lalín-Santiago, respaldada por cerca de trescientos firmantes. Aducían perjuicios con el nuevo plan de transporte por carretera de la Xunta, con reducción de viajes, entre ellos uno a las 19.05 horas entre Chantada-Lalín y Lalín-Santiago, causando trastornos especialmente a estudiantes y trabajadores. La Dirección Xeral de Mobilidade realizó después ajustes de horarios, además de retocarse el de la línea Lalín-Lugo para hacerla coincidir con Santiago-Lalín.

Otro caso abordado fue un procedimiento de desahucio de una vivienda en el poblado minero de Fontao, pidiéndose mediación ante el IGVS para que aceptase un compromiso para saldar la deuda. Y hubo otro en torno a una plaza de policía local obtenida a través de Agasp.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los vecinos de la zona cursaron tan solo 46 quejas al Valedor do Pobo