«No es una afición cara, pero un árbol te absorbe durante todo el año»

En el Congreso Galego de Bonsáis en la Cidade da Cultura se podrán ver dos de sus composiciones


Lalín / la Voz

Carlos Fernández Iglesias es uno de los dos aficionados lalinenses, (el otro es César Buxán), que participará los día 5 y 6 de octubre en el cuarto Congreso Galego de Bonsái que tendrá lugar en el edificio CINC de la Cidade da Cultura. Un evento que contara con aficionados de toda Galicia y de otras comunidades españolas. Serán dos días en las que se podrá visitar la exposición pero también tendrán lugar demostraciones de modelado y cultivo y charlas sobre fitosanitarios y de diseño, entre otras.

-¿Qué llevará al congreso?

-Participo con dos composiciones. Es una mesa que llevará una piedra representando a una montaña y en la cima el árbol y el valle, con un árbol de valle, al lado va un kakemono, con lo que significa la composición que es «luna llena de octubre entre tinieblas presagiando el inminente frío de invierno». La segunda es un árbol autóctono, que llevaría también una planta de acento.

-¿Requiere mucho tiempo la preparación?

-Llevo nueve meses preparando los árboles y aprovecharé la ocasión para ir también al European Bonsai-San Show que se celebra los días 12 y 13 de octubre en Salieu, en Francia, aunque aquí llevaré solo una composición.

-¿Cómo empezó su afición?

-Hace unos 35 años, año arriba o año abajo, a raíz de un programa en la « donde presentaban un bonsái. Por aquel entonces aun no había Internet ni nada, pero despertó en mí cierta curiosidad. Después con una revista de tirada nacional que se llamaba Bonsáis Actual, con la que empecé a buscar más información. Hace unos 30 años empecé con esto de cultivar árboles en maceta, que es lo que significa la palabra bonsái. Desde hace seis o siete años voy a talleres en Bembibre, en Val do Dubra. Allí se estuvieron celebrando el congreso gallego de bonsáis, que este año será en la Cidade da Cultura.

-¿Cuál fue su primer árbol?

-Fue un olivo, que todavía conservo, que saqué de un machazo de una verruga, sacado de un olivo de huerta, y que planté en un plato de plástico, de esos que venían con el membrillo. Y al año siguiente mi sorpresa fue ver que había unos tilos de olivo que crecían en medio de la huerta y que no sabía de donde venía, Había echado raíces y ahí empecé. Con la revista se hablaba un poco de Felipe González y los árboles que le habían regalado y te pica un poco más la curiosidad. Descubrí que en Galicia había muchos más aficionados., de hecho una de las mejores colecciones de Europa está en Padrón y tenemos la suerte de tener uno de los mejores profesores de bonsáis de Europa, que es Luis Vil, que es de A Coruña. Todos los miércoles o casi todos los miércoles vamos a talleres el amigo Buxán y yo.

-¿Es una afición que requiere mucho tiempo?

-Los bonsáis para nada son una afición cara. Acceder a donde puedas llegar dependiendo del material que puedas conseguir, comprar o encontrar en el monte, porque en el monte hay también material. En una cuneta que están las máquinas desbrozando hay pinos silvestres, hay sauces, un montón de material, uces... a partir de ese material, tienes que realizar los trabajos de trasplante, de corte de raíces, limpiezas de madera muerta, alambrados, desalambrados, volver a alambrar, pinzados, podados, un árbol te absorbe durante todo el año, es un poco por épocas.

-En estos años tendrá unos cuantos árboles.

-Árboles tenía muchos, pero cuando empiezas a hacer los talleres y ves otros trabajos y a coordinar con los amigos lo que se puede y no se puede hacer, te das cuenta que muchas veces tienes casi que empezar de cero. Seleccionas más y le haces mejor los trabajos. Al olivo, al que le tengo un cariño especial, lo había formado a mi manera, pero un día lo llevé a un taller. Allí quedó con dos ramas y volví a empezar casi de cero.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«No es una afición cara, pero un árbol te absorbe durante todo el año»