Pampín regresa del Mundial de Tallín «cun sabor agridoce»

bieito baliño / o. p.

DEZA

Lucha olímpica La luchadora de Cruces se enfrentó en la capital de Estonia a Kilty, que ganó la plata y a Choluj, que logró el bronce

17 ago 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

Nerea Pampín, luchadora cruceña del Keltoi cerraba ayer su participación en el Mundial Júnior de luchas olímpicas que tuvo lugar en Estonia esta semana. Pampín, que representaba a España en la categoría de 65 kilogramos, no tuvo suerte en el primer cruce, que le hizo enfrentarse a la estadounidense Macey Kilty. La yanqui, que luchó con Nerea el jueves, acabaría logrando la plata mundial ayer, después de sucumbir en la final con la japonesa Miwa Morikawa. La luchadora del Keltoi, después de perder 10-0 en su primer combate, dijo ser consciente de la gran «diferenza de nivel» y que «non houbo moito que facer» ante una de las favoritas para ganar el Mundial.

Al caer contra Kilty, Pampín quedó sin posibilidades de ganar el oro y entró en la repesca, que tuvo lugar ayer. La suerte la cruzó con la polaca Wictoria Choluj para luchar por el bronce. Contra Choluj, actual campeona de Europa en su categoría, la de Vila de Cruces protagonizó un combate «moito máis igualado que o primeiro», que finalizaría con derrota de Pampín por un ajustado 2-1. Finalmente, Choluj lograría la medalla de bronce, al vencer a Bielorrusia en la siguiente lucha. A pesar de no poder ganar este combate, la cruceña se mostró satisfecha porque logró competir contra una rival imponente que definió como «máis ou menos do meu nivel». Pampín reconoció que a pesar de despedirse con un buen sabor de boca del Mundial, acabó el campeonato de «maneira agridoce» porque contra la polaca se veía «con opcións de gañar», ya que «estivo moi igualado». Hoy volverá a casa con los suyos, para disfrutar de unas merecidas vacaciones