El Laro se quedó por segunda vez sin Copa do Sar en los penaltis

Javier Benito
javier benito LALÍN / LA VOZ

DEZA

El árbitro anuló un gol a Jagoba por tocar el balón con la mano, algo que niega

17 jun 2019 . Actualizado a las 21:12 h.

Segunda final consecutiva para el Laro en la Copa do Sar, segunda vez que se quedan con la miel en los labios. Si ante el Sigüeiro cayeron en la prórroga, frente a Zona Vella la derrota llegó en la lotería de la tanda de penaltis tras concluir partido y los treinta minutos añadidos sin goles. Los silledenses contaron además con el factor cancha su favor, con las gradas del Novo Campo de A Estrada llenas de público principalmente dezano. Un choque donde además el Laro gozó de más ocasiones que su rival y con una jugada que pudo dar un giro a la final. El colegiado anulaba en la primera parte un tanto a Jagoba por mano, algo que el jugador negó que se hubiese producido, según explicaba ayer su entrenador, Estrella.

«Eu estaba moi lonxe da xogada, no lado oposto, pero o meu futbolista dixo que non tocou o balón coas mans en ningún momento», apuntaba el técnico del Laro. Jagoba remataba un balón que interceptaba en una gran parada el guardameta de Zona Vella, pero el rechace despejado por un defensa rebota en el atacante silledense para acabar en la red. Estaba con los brazos abierto pero, según explicó el futbolista, no le llega a tocar en ninguno de ellos sino en el cuerpo. Ponerse por delante en el marcador podría haber cambiado el devenir del encuentro, puesto que el rival debería abrir líneas y podía aprovecharse algún contragolpe para sentenciar.

La final fue el típico partido donde ninguno de los dos equipos quería ofrecer ventaja al rival, minimizando posibles errores y con mucho juego en el centro del campo, casi sin profundidad ante la portería contraria. Además, las grandes dimensiones del terreno estradense supuso un lastre para dos clubes de fútbol aficionado donde la exigencia a nivel de entrenamientos y preparación física no alcanza, más al final de temporada, para estar al 100 %. «Non estamos acostumados a adestrar para partidos de 120 minutos, o pagamos os dous equipos e co paso dos minutos foi decaendo o xogo e na prórroga estabas pensando en que chegasen os penaltis porque estaban moi cansos», incidía Estrella.