La hegemonía del PP en la zona se diluye a pesar de conservar votos

El PSOE no rentabilizó el viento de cola nacional, mientras las nuevas listas o uniones de fuerzas propiciaron que los populares pierdan al menos dos alcaldías


Lalín / la voz

Los comicios del 26A supusieron una revolución en el espectro político de las corporaciones de Deza y Tabeirós-Terra de Montes. La proliferación de listas castiga el bipartidismo, donde el Partido Popular reduce su poder territorial mientras el PSOE reduce votos y representación, sin rentabilizar el viento de cola nacional. La recuperación de la alcaldía de Lalín para el PP, junto con la nueva mayoría absoluta en A Estrada, endulzan en cierta medida lo ocurrido en Agolada, Vila de Cruces y Forcarei. En el primer caso hubo sorpasso del Partido Anticorrupción y Justicia (PAYJ), que generó una sangría de votos en los populares y quedarse sin alcaldía. Lo mismo ocurrirá en Forcarei ante el solo pendiente de firma pacto entre PSOE y BNG, mientras la partida está más abierta en el municipio cruceño. El PP podría aquí gobernar en minoría o incluso buscar a algún apoyo entre las otras tres fuerzas, que deberían unirse para desbancar a Jesús Otero.

La irrupción del PAYJ y de Xuntos polo noso Concello en Vila de Cruces son de las principales sorpresas, junto con fórmulas que dieron más o menos rédito político. Por ejemplo, en Rodeiro la decisión del BNG de buscar una unión de izquierdas y concurrir como Unidade les hizo saltar a primera fuerza de la oposición. Menos éxito tuvo la entente BNG-Foro Forcarei, que repitieron resultado. Entre las nuevas listas destacó la entrada en la corporación de Dozón de UCIN, mientras que otras fuerzas como Ciudadanos, CCD, o CxG no tuvieron ninguna relevancia. En este último caso con la salvedad de Lalín, donde Rafael Cuíña «personaliza» la marca de partido y logró retener cinco de sus seis concejales, insuficiente para revalidar el gobierno de coalición.

Los populares incrementaron votos aunque la realidad es que tuvieron una significativa caída, ya que la fusión entre Cerdedo y Cotobade distorsiona la comparativa entre el 2015 y el 2019. Pese a ella, los socialistas también cayeron en votos en las comarcas, esperándose más en municipios como Lalín y A Estrada, con Silleda como principal reducto de la formación. Una única alcaldía que podrían ser dos con Forcarei, frente a las cinco del PP, una del PAYJ y la duda de Vila de Cruces.

Por último, el BNG incrementó votos con éxitos como la marca blanca de Rodeiro o el salto en Vila de Cruces. Móvete en A Estrada también logró un crecimiento significativo.

Los populares tienen respaldo suficiente para los dos diputados provinciales

La distribución de concejalías entre las distintas formaciones no propiciará cambios en cuanto a la representación de la zona en la Diputación de Pontevedra, donde hay dos representantes, uno de Deza y otro de Tabeirós-Terra de Montes. El Partido Popular mantendrá esa representación, hasta ahora en manos de Ramiro Varela y Belén Cachafeiro. Curiosamente dos alcaldes que perderán sus sillones tras estos comicios.

En el caso de Deza, el PP consiguió 42 concejalías con el PSOE muy alejado con trece, mientras el BNG alcanzó siete, las mismas por ejemplo que PAYJ pese a solo tener representación en Agolada, como las más representativas. En cuanto a Tabeirós-Terra de Montes, los populares llegaron a las veintiocho concejalías, con catorce para socialistas y solo tres para el BNG, de nuevo como las más representativas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La hegemonía del PP en la zona se diluye a pesar de conservar votos