El BM Deza cerrará la liga sin tener garantizada la categoría

Los lalinenses jugarán el último partido en casa del líder y su salvación peligra ante el riesgo de arrastres de equipos


La temporada regular en Primera Autonómica acabará este fin de semana y el Balonmán Deza llega a ese último partido sin tener garantizada su continuidad en la categoría. Los lalinenses visitan además la cancha del líder, el BM Culleredo, lo que reduce sus opciones de victoria con el problema añadido de las bajas en sus filas. Aunque de forma matemática por el momento salvan la categoría, los posibles arrastres todavía no garantizan la permanencia de los blanquiverdes, que incluso podrían verse abocados a jugar la promoción.

En esta categoría descienden a Segunda Autonómica los dos últimos, mientras que el antepenúltimo juega la promoción. Pero por ejemplo la pasada campaña con los arrastres fue el cuarto quien disputó ese último enfrentamiento por la permanencia con el aspirante a subir. Y todo apunta salvo milagro de última hora a que el BM Deza quedará en esa cuarta posición por la cola, según reconocía ayer su entrenador. Pincho destacaba que nadie en el seno del equipo se puede sorprender de la situación actual dados los problemas vividos durante la temporada.

El principal hándicap con que convivió el BM Deza fue el de los entrenamientos. Pincho había planteado tres sesiones semanales, pero ese objetivo apenas se mantuvo los dos primeros meses para irse difuminando mientras otros equipos sí lo mantenían, además de disponer de más efectivos. Los lalinenses contaron con diecisiete fichas, pero una la ocupó Óscar, lesionado durante toda la liga, mientras que dispuso de dos porteros y tres pivotes, con carencias para otras posiciones que condicionaron también el juego, junto con las bajas puntuales.

A pesar de comenzar con buenos resultados la liga, tras subir la pasada campaña a Primera Autonómica, poco a poco se fueron diluyendo por problemas físicos «de non chegar ao final dos partidos a gasolina» o de gestionar el resultado, «estando nalgúns casos sete arriba ao descanso e terminar perdendo de un», resaltó Pincho. «Bastante ben o fixemos para o que tivemos», sentenciaba el técnico, con una plantilla muy veterana y alejada del proyecto inicial que era utilizar al filial como trampolín para los juveniles. De cuatro posibles solo jugó uno.

Ahora les toca esperar noticias. Una positiva si se confirma sería la desaparición del Octavio, beneficiando a los dezanos ante posibles arrastres. Pincho cree que para la próxima temporada, se milite en Primera o Segunda Autonómica, se debe replantear el proyecto para que realmente sea el puente de los jóvenes hacia el Lalinense en lugar del destino de los veteranos. Y para mantener jugadores con opciones como ocurrió el pasado año, con Coke, Martín Losón o Ivi, que esta temporada saltaron a la plantilla del Lalinense.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El BM Deza cerrará la liga sin tener garantizada la categoría