Aymerich lleva réplicas propias a la Feria Internacional de Arte de Beijing


Doce años residiendo en Beijing, en la capital de la República Popular China, le sirvieron al pintor lalinense Guillermo Aymerich para empaparse de la cultura tradicional del país y plasmarla en numerosas series de cuadros. Un trabajo pictórico que se dimensiona ahora con la exposición de réplicas de su propia creación artística que se podrá visualizar en estos primeros días del mes de septiembre en el transcurso de la vigésima primera edición de la Feria de Arte Beijing International Art Expo que exhibe bajo el título de «Réplica potencial: encuentra las diferencias».

Aymerich lleva años realizando un cuaderno de viaje que fue pintando por buena parte del sudeste asiático y, en el momento en que le propusieron tomar parte en esta feria, se propuso llevar a cabo una táctica tan propiamente china como inusual: seleccionó ocho de los cuadros de su cuaderno de viaje para realizar ocho réplicas de cada uno pero con la diferencia de que cada cuadro es ocho veces más grande o pequeño en superficie. Además cada uno de ellos está replicado con una técnica pictórica diferente. El resultado final es un cuadro menor que mide 7 por 9 milímetros y el de mayor formato es de 14 por 9 metros. El artista significó que «en China la copia no es algo peyorativo y a lo largo de la historia se reconstruyen nuevas obras a partir de antiguas, donde no tan solo la obra de partida disfruta del monopolio del valor y originalidad».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Aymerich lleva réplicas propias a la Feria Internacional de Arte de Beijing