Cultura devuelve el esplendor a la iglesia lalinense de Donramiro con una reforma integral

Los trabajos, con una inversión de 154.000 euros, tienen un plazo de ejecución de cuatro meses


Lalín / la Voz

Acaban de iniciarse los trabajos de rehabilitación integral de la iglesia de Donramiro en Lalín. Unas actuaciones financiadas por la Consellería de Cultura que tienen un plazo de ejecución de cuatro meses y suponen una inversión de 154.000 euros. Están siendo llevadas a cabo por Construcciones Mascareñas e Hijos SAU. Ayer el templo recibió la visita del conselleiro de Cultura, Román Rodríguez, que estuvo acompañado del secretario de Política Lingüística, Valentín García, el portavoz del PP, José Crespo y el párroco, Marcos Torres. El arquitecto, Luis Fernández, y el constructor explicaron a los visitantes con detalle los trabajos que se están acometiendo desde el pasado lunes.

Hasta el inicio de las obras, apuntaba el sacerdote, la iglesia todavía acogía actos de culto como funerales de vecinos y también distintas ceremonias como bodas o bautizos, aunque en los últimos años, el mal estado de la cubierta que provocaba filtraciones y entrada de agua hicieron que los oficios ordinarios se trasladasen a la capilla de Montserrat donde tienen lugar, por ejemplo, las misas de los domingos.

Las obras tienen como objetivo devolver a esta pequeña joya arquitectónica su primitivo esplendor. De momento, los trabajos se efectúan en el interior, que se despojó de cualquier elemento que puede ser objeto de hurto. El arquitecto explicaba que se retiraron las imágenes y hasta algunos cálices, aunque estos últimos no tenían un valor relevante.

La cubierta se cambiará por completo por una nueva. Eso supondrá la retirada de una bóveda de ladrillo colocada en el siglo XX, por una nueva de madera de castaño con la que se devolverá la imagen original al templo. Se desmontarán las cubiertas de la cabecera, aprovechando la estructura de madera que se encuentre en buen estado y el acabado será de teja curva sobre placas de fibrocemento de gran onda.

De hecho, el arquitecto apuntaba, que muchas de las vigas tendrán que ser sustituidas por unas nuevas de castaño dado el deterioro sufrido por algunas de las originales a causa del agua y las filtraciones de estos últimos años. Una vez lleguen las vigas, al ser el castaño una madera densa, estas recibirán un tratamiento in situ a posteriori contra los xilófagos. La restauración incluye también la de la tribuna del coro sustituyendo las tablas de pino por otras de castaño similares a las ya existentes y de tablón ancho. Las actuaciones incluyen también la retirada de elementos que se fueron agregando y que desvirtúan su imagen.

El suelo es de losas de piedra y se mantendrá, pero será necesario retirar algunos parches de mortero de cemento que deslucen. El exterior será objeto de una limpieza de la piedra, a la que se suma un saneado de la base alrededor de la edificación por medio de un drenaje perimetral en la zona de la cabecera.

En el interior se renovará además la instalación eléctrica del templo, y se llevará a cabo el repicado de morteros y del cemento de los muros para su sustitución por mortero de cal.

El conselleiro, Román Rodríguez, se refirió también a la necesidad de acometer una intervención rápida por parte del Concello en el contorno de la iglesia destinada a la puesta en valor del templo y que «se vexas acompasada coa zona na que se sitúa». El conselleiro hizo referencia al anuncio de una actuación en la zona incluida en el Edusi. Y destacó que «se se intervén na contorna, será un lugar de referencia no concello, na comarca e un lugar moi interesante no conxunto de Galicia».

Del blanco níveo a la piedra vista en pocas décadas

La memoria es frágil, pero recordaba ayer el arquitecto Luis Fernández, que en la década de los 80 el exterior de la iglesia de Donramiro es blanco, y las paredes, a excepción de las piedras de las portadas y otras labradas estaban cubiertas de cal. Unas actuación recomendada, que costaba dinero, y que tenía como objetivo preservar la construcción. Más tarde, se puso de moda la piedra vista y las paredes lucieron desnudas en construcciones como esta. La parte más antigua del templo es la portada, románica. El distinto color de las piedras evidencia los añadidos incluidas espacios como la sacristía o el ábside. A la entrada se encuentra la tumba del astrónomo y sacerdote Ramón María Aller. En el exterior hay una pila bautismal con una cenefa de hojas nervadas y sobre el ábaco de la hornacina de la entrada una imagen de Santa María.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Cultura devuelve el esplendor a la iglesia lalinense de Donramiro con una reforma integral