El Balonmán Deza busca apuntalar el ascenso con Aser y Cristián

Los lalinenses cerraron líderes la primera vuelta con una única derrota


lalín / la voz

El Balonmán Deza rozó su ausencia esta temporada de la competición por falta de efectivos. Un movimiento de última hora permitió al equipo salir de nuevo en Segunda Autonómica, entre otros objetivos para dar minutos y favorecer la progresión de jugadores jóvenes que puedan nutrir al Lalinense de Primera Nacional. A pesar de esas urgencias, los mimbres de calidad con que cuenta José Antonio Varela Pincho auparon al conjunto dezano al liderato al término de la primera vuelta. Solo una derrota tras trece partidos y con «moito feito» para ascender de categoría, como reconocía ayer el técnico de los blanquiverdes.

Y en ese nuevo objetivo, no por inesperado menos apetecible, las lesiones de varias piezas importantes llevaron al club a buscar refuerzos. Este fin de semana podría debutar al menos uno de los jugadores de nivel que se incorporan al BM Deza y que les darán un plus para garantizarse ese ascenso a Primera Autonómico. Por un lado se trata del lateral Aser, que dejó el Lalinense al finalizar la pasada campaña aunque entrena uno o dos días a la semana con ellos. Por otro está otro primera línea, Cristián, ya con experiencia en el primer equipo donde milita su hermano Pachi. En su caso no está practicando balonmano pero sí otros deportes, llegando ambos en buena forma física para entrar en el equipo.

Llegarán en un momento clave, como recalca Pincho, con rivales directos en los próximos partidos. El BM Deza tiene un colchón de dos puntos con el segundo clasificado, el Lavadores, y cuatro con tercero y cuarto, Pontedeume y Campus Ourense, aunque los primeros con un partido menos. Y precisamente el Lavadores será su próximo rival, para después medirse a Lugo, Pontedeume, Carballal, Meaño y Campus Ourense. Un arranque de la segunda vuelta clave en esas aspiraciones al título o al menos al ascenso, ya que lo hacen los dos primeros, mientras el tercero promociona.

Los lalinenses tienen siete partidos en casa y seis fuera en la segunda vuelta. Si se impone en esos enfrentamientos directos con los primeros clasificados aumentará la ventaja haciendo ya casi seguro subir, pero en el seno del club no quieren confiarse. Al último choque en Xallas solo pudieron desplazarse doce jugadores, uno de ellos lesionado y dos tocados. La enfermería está cargada, con Óscar y Toño fuera de combate casi desde el inicio, sumándose ahora el central Nico durante previsiblemente tres meses y sin Quique desde septiembre, a lo que se suman bajas más cortas de otros efectivos.

Pincho reconocía estar muy satisfecho con la primera vuelta del equipo y que el ascenso no era el objetivo al empezar, pero fueron creciendo en su juego aunque detectó cierto bajón desde Navidad, en buena medida por las lesiones en una plantilla de dieciocho integrantes. Para el técnico toca retomar esa continuidad de entrenamientos que luego se reflejan en buenos resultados, con el objetivo de mantener un buen nivel en la segunda vuelta. «Temos que ir partido a partido, con calma porque estamos compitindo ben, e non voltarnos tolos de querer facer todo en dous días», apuntó.

El entrenador del BM Deza incidía en que los jugadores están con ganas, con ese plus que da liderar la clasificación. «Ven que o esforzo ten recompensa e vas por aí e falan ben do teu xogo e iso axuda», sentenció Pincho.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Balonmán Deza busca apuntalar el ascenso con Aser y Cristián