Investigación abierta por los pozos detectados en Botos

La alarma también surge por el riesgo de bolsas de purín sin señalizar


Personal del Seprona también realizaba ayer una inspección del pozo de Botos donde se cayeron dos becerros, de unos doce metros de profundidad, falleciendo uno de ellos por el golpe. Ese agujero ya se procedió a sellar este miércoles tras autorizarlo la dueña de la parcela donde está emplazado, como apuntaba el edil de Rural, Miguel Medela. Recordaba que en estos días se había tapado otro, meses después de comunicar el Concello a sus propietarios el riesgo que suponía. A cien metros del pozo donde cayeron los animales hay otro, ambos a tan solo un metro de un vial. Medela recalcó su peligrosidad, pues estos pozos artesanos tienen mucha profundidad y no están señalizados. A ellos se suman además los respiraderos de minas, también otro foco de riesgo.

Alerta por balsas de purines

A raíz de este caso, Medela también recibió el aviso de cazadores de otro riesgo latente en la zona con las balsas de purín donde se acumulan residuos procedentes de fosas sépticas. Tampoco suelen estar señalizadas ni se aprecian a simple vista. Buscarán alguna fórmula para actuar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Investigación abierta por los pozos detectados en Botos