Dos para Mallorca


Pues con la que está cayendo, y con la que vemos que nos va a caer, repasa uno las ofertas de los viajes de los mayores, y es exactamente lo que piensa: póngame dos para Mallorca, por favor. Vámonos de estas nieblas, que cuando uno cruza el valle de Vea que delimita al norte el río Ulla lo envuelven en húmedo gris; vámonos de la campaña que se nos avecina, donde ya sabemos que coincidirán todos ?los nuevos y los de siempre? en prometernos cuanto posiblemente no podrán cumplir; vámonos de los problemas del día a día, a descubrir un paraíso que nos haga añorar al poco este otro paraíso que se queda aquí. Pero no va a poder ser: porque aunque uno no es lo suficientemente joven para ir a una discoteca sin parecer el padre del 90 % de la concurrencia ?siempre hay un porcentaje que se resiste a envejecer y persevera en la noche? tampoco es lo suficientemente mayor como para enrolarse en esos grupos que podrán disfrutar unos días de vacaciones al sol de Benidorm, de La Manga o de Gandía. Mayores que, según alguna estadística, consumen un menor número de medicamentos y gozan de mejor salud que quienes se quedan en casa sin salir de excursión. Que este año, por poco no son todos, con un proceso de adjudicación del goloso paquete de viajes que se prolongó con disputas en los tribunales, poniendo al sector turístico en graves complicaciones por la falta de sus clientes invernales. Hasta contarnos entre ellos toca trabajar, si se puede, un par de décadas más, con esos destinos vacacionales en el horizonte. Aunque pensemos que, de llegar allá, posiblemente no exista Imserso que nos oferte vacaciones, cuando incluso el futuro de las pensiones está en el alero.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Dos para Mallorca