El número de cazadores en la provincia cae a un ritmo de doscientos cada año

Deza es una de las comarcas con mayor número de sociedades cinegéticas y se lamenta la falta de relevo generacional

Un cazador en Silleda, en el primer día de la temporada.
Un cazador en Silleda, en el primer día de la temporada.

pontevedra / la voz

Son cada vez menos los cazadores federados. Aunque el número de licencias de caza apenas ha descendido en los últimos años, la cantidad de poseedores que practican la cinegética va disminuyendo con los años. Según datos de la Federación Provincial de Caza, en Pontevedra exactamente en un 22 % desde el 2008.

Si hace seis años eran 7.344 los registrados, en el 2014 -los últimos datos oficiales publicados- eran 5.729, cerca de 2.000 menos.

La tendencia ha sido constante. El gráfico refleja una caída de una media de unos doscientos federados en cada ejercicio. Lo que sí se mantiene relativamente estable es la cantidad de licencias de caza en vigor. Así como en el 2008 había 12.997, el pasado año eran 11.405, lo que implica un descenso de 1.592. El ritmo de bajada coincide, además, con el de federados.

El origen del problema está en los jóvenes. «Sus horarios de ocio son incompatibles con la caza», explica Manuel Martínez Casal, de la Sociedad de Caza de Portas. «Cuando nosotros salimos a cazar es cuando ellos llegan a casa», apostilla Francisco Couselo, presidente de la federación provincial.

La cinegética, señala Couselo -una de las pocas excepciones- suele transferirse de padres a hijos. Pero «la forma de divertirse ha cambiado», insiste, y destaca como otra razón fundamental el

éxodo rural hacia las ciudades. La comarca de Deza, la del Baixo

Miño y el Concello de A Lama son las zonas que concentran un mayor número de sociedades de caza y de miembros de cada una. «En las ciudades hay más afición por la caza mayor porque, como van en grupos de entre quince y treinta personas, no necesitan tener un perro, porque hay criadores para eso». En la menor, al ir de forma individual o de cinco en cinco, sí.

La caída de las federaciones también se debe a la cantidad de mujeres, afirma el presidente de la federación, que se sacan la licencia de caza para no tener que entregar el arma de su padre o su marido cuando fallecen y poder quedársela como recuerdo, pero que no practican la cinegética.

Los cazadores quisieron dejar bien claro, en cualquier caso, que ellos no son los responsables de la proliferación de trampas para ciclistas durante el otoño que se ha detectado en la provincia. Apelan al entendimiento y el diálogo para convivir en el monte con otros usuarios, y niegan que lleven la escopeta montada cuando se cruzan con otras personas.

11.405

Licencias de caza

En el 2008 eran 12.997, es decir, casi 1.600 más

5.729

Federados

La Federación Provincial tenía hace seis años 7.344

22 %

Disminución

El número de federados se ha reducido en 1.615

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El número de cazadores en la provincia cae a un ritmo de doscientos cada año